martes, 30 de noviembre de 2010

ohhhhhh, La galla pinta...

Xime multifacética: acá.

¡cada cual es popular donde puede!

En mi caso, creo que dentro del top 5 (por no decir number one) está el super. Después de pagar el agua y buscar el reloj de marido que había dejado a arreglar (por cierto anda produciendo program con famosísimo director de cine y sobresaliente joven cantautor y no me da pelota), bajamos con Milo a Chedraui a comprar baguette, comernos unos panes al paso y una coki y sellar el ticket del estacionamiento. Pasé por la góndola de los frapuchinos pero desistí porque pensé que me iba a caer mal y camino hacia la panadería, alguien me llama: el de la pescadería me persiguió para contarme que le habían llegado 40 kilos de lenguado. Le expliqué que estaba de paso, que iba mañana a hacer la compra. Y le agradecí mucho.

Antes y después padecí un tráfico intenso y enloquecedor, con el bebé quejándose mucho más de lo que puedo sobrellevar con dignidad. Y mientras manejaba mil horas, pensé en que:
no soporto a la gente sin pensamiento crítico
no soporto a la gente que "copia"
no soporto a la gente que se hace la que hay un más allá (por lo general no hay ni un más acá)
no soporto a la gente que no entiende rápido
no soporto tantas cosas por estos días que se ve que estoy teniendo problemitas (me olvido a veces de lo perra que puedo ser, no perra hermosa, canino rabioso!) graves de tolerancia.

Puede pasar.
Todos tenemos derecho a ser perras inaguantables algunas veces al año.

Bueno, chicos. Además tenemos que entender que tuve una mañana completamente fallida a nivel laboral.

En fin.
Así las cosas!

cuando la hipérbole juega en contra

Mientras me estoy yendo del consultorio de mi psico, la veo reírse y decir que ella a todo le saca unos grados o algo así, pero el concepto era: hay una pátina de exageración. Mientras cierro la puerta pienso que la honestidad brutal y mi forma hiperbólica de contar las cosas, le sacan credibilidad. A veces, la franqueza genera inverosimilitud. Cuento algo cien por ciento real, suelo exagerar mucho menos de lo que la gente piensa, y el resto lo toma como...¡un chiste! Rarísimo.
Salía angustiada pero con el correr de las horas se fue deshaciendo. Además, apagué la luz, luego de leer un rato de El Testigo de Villoro, a las 8.50pm. Cada días más horno. Marido trabajaba, llegó a las 11y yo dormía. Obvio. La noche pasa con altibajos. Abrí la ventana y creo que funcionó. No tomo pastis, me banco la angus a pelo. A pelo y a cucharadas de nutella que me están convirtiendo en una bola indigna del verano porteño. Pero ni modo. Miri me dio la idea de la colonia. La colonia que hacen en el Buchardo, el club amado de mi infancia, y creo que es gran opción para tener las tardes libres. Al menos una semana: grosso. El bebé se quedará durmiendo la siesta o me acompañará mientras sus hermanos potrean. Ahora: los precios argentinos son delirantes. No puede ser que la colonia, por la misma cantidad de horas, salga más allá que acá en precio absoluto. Es un disparate.

Acostada sobre la alfombra, al lado de la cuna, pensé en la pareja. No hubo ningún momento extendido en estos casi diez años en los que deseara ser soltera. Entiendo a la gente que disfruta y resguarda su libertad, su individualidad, porque la pareja es un gran conceder constante. Pensé que tal vez marido y yo nos amoldamos tan bien por la cantidad de hermanos que tiene cada uno, jamás hubo espacio para el capricho real, para imponer la voluntad, había que consensuar y generalmente amoldarse. Ni hablar de que los dos llegamos terceros. A mí, la pareja per se, me copa. Así como detesto la soledad conceptual. Otra cosa son los hijos, claro. La gente tiende a no creerme cuando digo que no quería tener hijos. Podría haber sido, sí. Aunque mi cuerpo parece haber nacido para procrear. Si los embarazos son la peor pesadilla, los partos y los post (teta, sueño, etc etc) se me dan con una naturalidad pasmosa. Pero tranquilamente podría no haber tenido hijos y esta masa de gente bajo mi égida, a veces me pesa y oprime, volviéndome el aire irrespirable.

Por lo demás, las pavadas no cuentan. La vida se impone, el pool, los cuentos, los lunch, los baños, el amor marital. Las notas, las juntas, los etcéteras.

Ahora tengo que bañarme. Marido ya se fue con Tita. A Coco ya lo despaché a las 7am. Ya vomité el desayuno (sí, PUAJ) y ya mandé unos cuantos mails. Mucha cosa atrasada que no creo poder solucionar antes de irme.

En fin, chicos.
Así las cosas, eh.
Un subibaja emocional que no para.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Pediatra

Flor abrió su consultorio en Interlomas. Si tenés hijos y querés una pediatra seria y muy capaz, llamala: 5246 0219.

lunes otra vez...

Amanecer después de un tan mal finde fue duro. Dormir fue duro. Soñé que me llegaba un mail que decía: Sorry, Juli. Ja. Mi inconciente y sus obviedades, qué vergüenza. Enchufé el iphone al lado de la cama y fue el peor error del mundo, fui leyendo los mails a medida que caían, sin importar la hora (querida Luz, leí el tuyo dormida, riéndome de tus mira para el frente, fue lo más, en cuanto junte fuerzas te lo respondo) y para colmo, el ipad también quedó al lado mío y sentía el ruido de los mails de marido caer demasiado cerca. Todo delirante. El bebé que a la noche se despierta y me dice: pon. Por chupón, claro. Estoy tan empastada, tan angus que se me fueron las ganas de ir a Buenos Aires, de verdad. Horrible. Por suerte hace un rato hicimos conference con Pau y Fer y sé que están ahí, que todo se me hace un poco menos pesado.
No quiero ser más un ET, no quiero sufrir por cosas que no valen la pena, no quiero que la honestidad se el principio rector de mi vida porque el mundo no se maneja así. Pendeja.
En fin. Tengo que trabajar. La casa es Kosovo y no pude mover ni un dedo, Luzma acaba de llegar, Milo habla y habla y hace kilombo y te lo querés comer a besos. No entiendo cómo puede ser que tenga 1 año y 7 meses y a la vez, no me acuerdo de cuando era bebé. No sé para qué vivimos.

Se me pasó un poco la indignación de ayer. No hay que pensar en pelotudeces, lo sé mejor que nadie. Además, con marido divinor que me hace sandwichito de serrano, manchego, tomatitos secos y aguacate en baguette super deli, no le puedo pedir nada más a la vida. Lo acompaña de vaso de Coca y después comimos choco re desubicado, que nos cayó pésimo! Dormirmos muertos de calor, enroscados el uno con el otro, angus y con dolor de panza pero con amor. Me digo: es lo único importante.

A mover el culo urgente. Llego obesa a Bs As, soy lo peor que vi en mi vida. Hoy: día en el que me odio. De verdad. Le digo a marido cosas que no dan, cosas que no se dicen pero la angustia no deja pensar bien.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Confusas.

domingo, 28 de noviembre de 2010

aish

Ayer tuve una tarde imposible: dolor de panza + angustia infinita. En la cama, sin poder levantarme para acompañar a mi familia a comer, leí Opern Door. Mala elección para la coyuntura, lo sé. Empeoró mi situación y me quedé pensando si la opresión es el sino de la literatura argentina contemporánea. Sí, no da la generalización pero ese tono gris, monocorde, infeliz, despojado tan factor común. Me aburre muchas veces, lo confieso. Y algo del aura del escritor me torra. La pretensión en todos los mundos, en todas las personas, en todos los ámbitos: no da.

Hoy siguió la angustia. No sé si empeorada pero casi. Oscurece en la ciudad y la opresión en el pecho.
A la noche vinieron los B a ver una peli, marido hizo unas pizzas. Antes estuve charlando con Pau a oscuras, metida yo en la cama, cual Cleoplatra sin glamour. Hoy descubrí el motivo. Necesito paz y tranquilidad y un cono del silencio.


Gente que no. Bueh. Mucha.

Mi marido la rockea: ayer se ocupó de hijos, cocino, ordenó, etc. Me hace mimos, me dice que soy linda: bueno. Durmió la siesta mientras yo skypeaba.


Un mal findex lo tiene cualquiera. De repente me siento sola, ponele. Es horrible.

Por lo demás, nada.

Mañana es lunes y eso esta vez me parece bueno. Me voy a bañar hijo menor.

Así las cosas.

sábado, 27 de noviembre de 2010

los restos de mí

Arde el estómago, el esófago, la laringe. Y tengo un sueño demoledor. Pero soy la culpable: no te podés comer 10 empanadas aunque sean chiquitas. No las conté, por ahí fueron ocho pero seguro que menos no. Y mucha coki y después un pastel de dulce de leche y chocolate. Llegamos a las dos de la mañana y vomité todo como una posesa. Ahora no estoy bien. Claro. A mi favor puedo esgrimir que había comido en el club un consomé y un aguacate relleno y después un frapuchino en la Rosario Castellanos pero que por algún motivo a las cuasi 11pm estaba fámelica y ataque la comida sin pensar y que la carne picada me cae pésimo. Los comportamientos bulímicos (y no lo digo por vomitar porque esa parte no es adrede) no funcionan. En fin. Ahora soy una piltrafa vestida de gimnasia, sin ninguna posibilidad de mover un sólo músculo porque, además, me dormí a las 3am, después de leer más tiempo del recomendable si tu día empieza, sí o sí, por razones ajenas a tu voluntad, temprano. En fin. Acá estoy, habiendo terminado mi libro y con poca voluntad de nada.
Después de pasarme un par de horas con Flor charlando como si el tiempo no pasara, me fui manejando por el densísimo tráfico, pensando en que, de verdad, aburrirme es uno de los peores defectos que puedo encontrarle a una persona y, muy a mi pesar, me pasa seguido. Creo que en Buenos Aires no. Que la gente en Buenos Aires me entretiene más y no porque vaya poco y concentrado sino que me pasaba cuando vivía ahí.

Uh, hijo menor se suponía que dormía pero se largó a llorar como marrano en la cuna y yo me siento sin fuerzas para nada.

Marido se fue al club con hijos mayores. Tenemos un solo coche así que me tocaría ir caminando para llegar. Creo que no lo haré. Espero que hijo menor decida dormirse. Ayer fui feliz y hoy, de repente, la contentez se esfumó.

En la fiesta bailé pero poco. Entendí que me creo más diver de lo que soy. No: soy una agreta. Y no tomo alcohol. Por lo tanto, cuando todos los borrachos bailan copados (y los argentinos de todos los estratos socio culturales tienen tendencia a moverse descontroladamente) yo me siento y miro. Marido hizo un rato de dj y levantó groso siendo su momento cumbre el tema Maradó de Rodrigo (me pregunto cómo se le ocurrió ponerlo pero no era su ipod sino la compu del dj cortito que habían contratado). Además, se encontró con el pibe con el que hacía de dj a los 17, un encuentro bastante particular, claro. Ahora él es alto directivo de empresa multinacional y nosotros...bueno, somos nosotros.

Me quedé pensando, mientras comía pan con manteca y azúcar que no sé si está causando el mejor efecto en mi organismo, que lo que me aburre es:
1) la falta de sentido del humor
2) la falta de honestidad

O tirame una o dejame que me vaya, soy feliz leyendo y escribiendo, no tengo por qué perder el tiempo.
En fin.

Bueno, guys.
Así las cosas.

viernes, 26 de noviembre de 2010

photobooth: el reencuentro




centrada

Por primera vez en un año me siento en mi eje. Guau, groso, eh. Qué año. Oh sí. U oh, no. No quisiera volver a pasar por lo que pasé. Aunque, como lo decía a D hace un rato, hay ciertas cosas que te hacen sentir vivo. De verdad. Le decía que yo me enamoro de las personas y me da emoción. Y no sexualmente, me enamoro de los amigos nuevos, me copo. Soy como un teen y hay algo de eso que disfruto mucho. No perder la chispa. Pero ahora, en el mundo real, estoy contenta.
Hoy marido estaba muy dormido y me dio una ternura infinita. Lo llené de besos y de abrazos y de mimos. Cuánto amor puede seguir sintiendo uno diez años después, sorprende.

Me acosté muy temprano. MUY. Me metí en la cama a las 7.40pm a seguir hablando con Xime. Me olvido de lo genial que es tener el tel en la oreja, nada que ver con el skype, lleva a lo mejor del chisme. Yo casi no lo hago, claro, nunca. Después leí y a las 10pm apagué la luz para dormirme cinco minutos después. Me desperté sobresaltada, toqué el lado de Diego y no estaba, miré el reloj y eran las: 10.30pm!!! Pensé que había dormido años. A las 12.50 me volví a despertar y la cama seguía vacía. Me asusté porque quedamos que venía temprano. Lo llamé y no atendió. Llamé a Ale que estaba con él y por suerte sí. Me dijo que estaban en camino. Cuando llegó tuve un mini ataque de angustia. Mini pero intenso. En lugar de tomar rivo bajé a comer pan con queso y abrí una coca. Santo remedio.

Hay sol.

Estoy contenta, pilas, viva. Me gusto.

Y es viernes.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Besitos!

jueves, 25 de noviembre de 2010

errare humanum est

Es verdad, Flor me dijo que tenía las tetas bien y que no usar corpiño era sexy. Espero de esta manera enmendar mi error. Love love love for ever a coachie!

...

Intento e intento con el photobooth pero no da, salgo monstruosa. A marido por suerte no le da esa sensación porque con una muschcu blanca transparente lo dejamos conteto. Se lo agradezco. Qué linda estás, me tira, con cara de recién garchada y quiere seguir. Bien por los maridos pilas.

Según coachie el problema es que insisto con estar flaca (?) y que por eso se me chupa la cara. Le digo que NO. Que estoy gordi pero que cara angulosa y años no se llevan bien: me chupo. Ni modo. Hubiera querido llegar más digna a BA. Diciembre. Desnudez. No sé, uf. Igual: un toque me chupa un egg. La otra vez, mientras paseábamos, le dije a también a Flory que me rompía las pelotas que la gente insistiera con que debería usar corpiño. Tengo una tetas minis, no le veo la necesidad de simular que tengo algo que en realidad no. Me gusta andar así, libre. Pasaron muchas cosas por mi cuerpo y no me parece que sea necesario cubrirlo o disimularlo. En fin. Hay cosas del mundo que no entiendo y no está en mis planes usar corpiños armados y rellenos: listo.

En otro orden de cosas, fuimos con Coco a ver Harry Potter, nos dimos la mano fuerte en las partes de asustarse y pensé todo el tiempo en que J.K estaba pensando en nazis y milicos cuando la escribió. Obviamente. Ahora nos falta la última parte.

Después de laburar un rati me voy a ir al gym. No tuve tiempo todos estos días por una razón u otro, haré elíptica y después la clase de pilates. Gordi pero dura es una consigna a la que adhiero.

Comimos con Flory y hermi en La Cervercería de la Cibeles. Rico. Tostada de Marlin once again. Y después tomamos café por la placita. Nos reímos. Estuvo bueno. Y me volví a casa en donde estaba marido fastidiado porque se olvidó de que en una época tuve una vida y salía sola y no era el único centro de mi universo. UH.

Y no mucho más, eh. Estoy un poco confundida en general pero mantego el humor (excepto por mi hija que me está quemando mal).

En fin, chicos.
Así las cosas.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Queridos hijos,

mi amor es profundo e infinito pero en tardes noche como hoy, sinceramente, nos los soporto. Aunque sean la razón de mi existir y las madres somos incondicionales, sepan que deberían controlarse un poco. A mamá se le hace caso y si dice: salí de la ducha, los niños salen de la ducha. Sí, hijita, a vos te digo, mi amor. BASTA. Por favor, no tires más de la piola porque sacás lo peor de mí. Leche con Nesquik a las 7pm, NO. Soy arbitraria, gritona, malhumorada y muchos otros etcéteras. Bueno, sólo por hoy pero si el arito se te clavó en la oreja hay que sacarlo sí o sí, te duela o no. Basta de llanto, de queja, de grito. En breve acostaré bebé y correré a cenar con Flor y con Ale marido tiene noche ocupada. El encierro no estaría funcionando.

Bueno, chicos.
Eso.
Al borde borde del ataque de nervios.
Si es que no estoy en el ojo del huracán.
Así las cosas.

un rapidito

No debo estar acá, tengo cosas que hacer, apuro. La mañana no rindió. Fui a la depi defi con Tita, la dejamos faltar al colegio porque sí por primera vez en su vida. Marido es peor que yo con el deber ser. Sabemos que yo estoy mucho más en plan de dejarme ser que del deber ser. Después fuimos al super y llamaron de la escuela de Coco que se sentía mal, dolor de garganta y tos. Marido lo fue a buscar y Mau lo trajo a casa. Arreglé trámites, médicos, dentistas. Y ahora sí a laburar. Después Harry Potter con hijo mayor (promesa de explorador) y a la noche creo que cena con Coachie y hermi, que no la veo hace mil. En fin. La semana se pasa. Volando. Ni modo.

Muchas cosas en la capocha. Tránsito mental pesado. Mails por contestar.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Los veo later!

Derrapada

Capítulo final: 26

martes, 23 de noviembre de 2010

reclusión perpetua

hola chicos!

sólo pasé a decirles que todo bien, eh, que se me pasó un poco "la chinche", qué linda frase, tan cualquiera ella, tan del siglo anterior. me quedé encerrada, intenté ir a la depi defi pero varada en el tráfico llamé para posponer. no es fácil averiguar cosas en esta ciudad por un lado. por el otro, me cuelgo mal, no anoto las citas que hago (médicos, pasaportes y esas boludeces) y mi cabeza no tiene más memoria ram. mañana hago todo y ANOTO. cuñadit se vino, hecha merda, y se tiró en nuestra cama a mirar tele, bajo el edredón. los chicos juegan en lo de María, ya bañé bebé, Luzma se fue al médico (dos veces por semana aprox) y tengo que pensar cena. leí todo el día frente a la compuch.

en fin.

guys.

así las cosas.

me no entender

Me desperté pésimo, llorando, queriendo que marido me abrace y que el mundo desaparezca. O desaparecer yo. Y me chupa un huevo la utilización de la palabra.
La paso mal de repente por lo de siempre. Qué hueva, man. Next. Ok.

Pero no.

Y aunque el mundo me chupa un reverendo huevo, miro desde afuera y me pregunto ¿qué onda? ¿qué pasó? Raro. Todo se dio vuelta en los últimos tiempos y la gente se comporta de una manera espantosa. Tal vez sea yo la errada, me pasa muchas veces.

La mezquindad en todos los ámbitos me deprime y desalienta. Me hace pensar que los humanos estamos perdidos. Igual, a veces pienso que es Buenos Aires que en la última década generó sentimientos espantosos en todos los niveles. La degradación que llega hasta lo más bajo. Puff.

Por lo demás, ayer estuvimos con Flory, hicimos sauna, se quedó en casa mientras yo iba a la psico y buscaba al Coco y después de tomarnos unos chocolates y de pasear la llevé a la oficina en un gesto de amor inusitado. Yo no suelo hacer esas cosas. El tráfico fue la muerte y a la vuelta fue que se me cayó el menhir en el pecho y zaz, se quedó para siempre. Ahora se me pasó un poco. Pero es pendular. El menhir pendular, me copa. Copate conmigo. Dejen todos de ser pretenciosos: aburren.

Mucho.

Después de cenar se cayó uno de los estantecitos de la puerta del refri. Se rompió el frasco con corazones de alcachofas (alcahuciles), un aceite picoso, una cerveza y una salsa verde. Todo al piso. Grasa. Y más grasa. Y muchos vidrios. Marido, cuñadit y yo tardamos bastante en que quedara digno. Un gancho. Después acá, busco en la red la respuesta a mis interrogantes. ¿Podré? ¿Cómo hago? Cada día todo me cuesta más. Feo.

Y ahí seguimos. No leí nada. Pero ya me pongo.

Ah, queridos sujetos que no contestan los mails: es de mal gusto, miserable y agotador. Sólo sépanlo. Y el que pueda hacer que los astros vuelvan a acomodarse, le re agradezco. Posta.

Bueno, chicos.

Besos!
Así las cosas.

Derrapada

Cap 25.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Derrapada

Cap 24.

acá no es feriado

Oh, no. Ni siquiera entiendo qué feriado es allá. Sí, me tomé una vacaciones y estuvieron geniales, el mundo allá afuera a veces me gusta. Casi siempre. Milo me habla. Mami: eto. Es un divino. Tiene mocos. Ay. Oh. Bapi. Tita. Coco. Lula. Ale. Agua, vamo. Sorry este momento boluda total pero el pendejito me puede.

El sábado hicimos la clase de zumba con Lula (cuñadit), después sauna con Pau y Lau, baño y asado con compas chilenos de la clínica de tenis de marido. Desde el viernes no dejo de pensar en dios y en religión. Primero porque Roberta me preguntó si dios estaba en el cielo camino a lo de Ile. Cuando lo conté Ile dijo que ella creía en dios en la creación, yo no puedo. Así de simple. Me volvió el nihilismo de siempre. También me preguntó si vamos a la Iglesia y ahí le pregunté yo qué creía. Que no, dijo. Claro. Le expliqué que papá venía de una familia católica y yo de una judía pero que nosotros no tenemos religión. Uf. Y me di cuenta ayer que acá es un tema. En Bs As jamás tuve esa problemática, mis amigos no tienen religión, ninguno. Punto. Es fácil. Nadie se casa por institución religiosa, nadie reza (o casi), nadie cree en dios. Y ya. Acá paso del extremo católico al extremo jewish.

Después del asado, de lavar y ordenar, vimos una película pésima. Y después dormimos.

Marido me sigue echando en cara que no le doy pelota, que estoy desconectada. No es cierto. Pero es verdad que me bulle la cabeza, que me cuesta menos estar conmigo misma que con el resto del mundo. Ahora leo la segunda parte de la autobiografía de Esther Tusquets y en un mondón de cosas me siento indetificada con ella (?). Sí, ya sé que es cualquiera pero ¿desde cuándo yo no lo soy?

Milo tira dvds por todos lados. UF.

Ayer caminamos con Luli mientras charlábamos en el circuito del club. Milo se durmió en la carreola y yo disfruté la conversación. Somos cuñadas que nos llevamos muy bien, claro. Después otra vez sauna y baño y nos fuimos a comer a la Ostra para variar. Tostadas de atún, de marlin, cóctel de pulpo, camarones al mojo de ajo y ceviche. No hay con qué darle. Insistí para que en lugar de caminar al helado fuéramos a la Rosario Castellanos (FCE) a comprarle un libro al Coco. Aproveché y compré el regalito de Dana porque después teníamos que ir a comer pastel. ¿Alguna vez te conté que me angustia mirar libros? Bueno, sí. No disfruto las librerías, no sé por dónde empezar, etcétera, etcétera. Igual tengo tanto acumulado para leer que ni me gasté. Encontré a marido en la sección nueva de libros de arte que armaron al costado, está genial. Sólo abrí uno de fotos, una edición divina de Taschen de pitos (?). Sí, rarísimo. Después volvimos caminando al coche y nos vinimos al suburbio. Marido y cuñadit se fueron a buscar una batería para la compu y yo pasé por lo de los vecinos a recuperar a Tita que hacía más de 24hs que estaba con ellos. En la Ostra nos habíamos encontrado con Karen y Lucas y habíamos hablado una vez más del tema dios. Suelo ser la única judía en muchos espacios y para evitarme problemas tiendo a manifestarlo insistentemente.

Después sí fuimos a lo de Lisa. Lisa llora bastante. Lisa me hace reír bastante también. Y en menos de un mes se va para siempre a vivir a Palo Alto. Guau.
Comí pastel con helado hasta reventar, después pasaron marido y cuñadit y nos volvimos. Acostamos hijos, semi miramos una peli y nos fuimos a dormir. Fue una noche pésima. El bebé se despertó muchas veces no sé si por el resfrío o qué pero fue dura. Ahora estamos solos, la señora Luzama todavía no se apersonó. Tengo que llamar al gas porque otra vez se terminó de la nada (tengo issues, yo no era así, yo tenía siempre todo bajo control y me dejé ser; no sé si es cansacio o depresión), marido se malhumora groso con eso. Se dio cuenta ayer, mientras yo dormía hasta tarde y él había hecho la masa para los hotcakes.

Así que además de ocuparme del gas voy a cambiarme porque al rato viene coachie (Flor) y vamos a ir al club.

En fin, guys. Así las cosas.
Anodinas.

domingo, 21 de noviembre de 2010

sábado, 20 de noviembre de 2010

viernes, 19 de noviembre de 2010

exageré, obvio

No era taaaaaan grave. Me fui al club, sauna con Pau que casi perdemos la vida porque estaba demasiado alto, seguir charlando hasta el final, volver, compu, comida, más compu y después casa de Ile. Charla amena con Ile y Ary, niños pesados peléandose, niñas, bah: es de esperarse. Buscar a Simón que estaba con amigo, llegar, bañar hijo menor, darle de comer porque Luzma se fue temprano al médico y más compu. No pasa nada, voy a sobrevivir a mí misma. Ile cuando le dije que no tenía talento, etc etc, me dijo que tengo un buen marido. Me reí. Parece que no puedo aspirar a mucho más. Un rato antes había pensado que no creer en dios,no ser peronista, no ser becaria y no pertenecer a ninguna clase de colectivo me deja siempre desclasada, desplazada. Ahora espero a marido a cuñadi para cenar algo, supongo. Se pasan los días, se pasa la vida. Y no mucho más. Oh, no: nada más. Pero bien, con el ánimo un poco más up a pesar de todo. Porque en definitiva: ya sabemos.

Bueno, guys. Así las cosas.
Disfruten del findex.

descorazonada

Giro en falso, me angustio y no lloro, oh no, porque no tengo qué. El cielo está lindo, sigo en la cama, trabajo en camisón, con el edredón pesado ya agobiándome y en ayunas. No da. El espejo de las propias limitaciones es el más cruel y el que más cosas te dice. Cosas horribles te tira a la cara. Yo no veo objetos, veo muy pocos objetos interactuando en las situaciones, veo personas y sentimientos y vínculos pero objetos no y eso no ayuda. No hay tal maldad para explotar en una percepción tan limitada. Limitadita, vos, que ya no sos pendeja. En fin.
Días intrascendentes pero alegres se terminaron. Ahora son días intrascendentes pero con el peso de la frustración haciendo esas cosquillas que duelen. Más que nunca tengo razón en buscar un desvío. ¿Para qué insistir? Ahora sí ganas de llorar pero lagrimales secos.

Bueno, chicos. Voy a ver si hago un toque de gym. Tengo que llamar a la escuela y resolver el temich de tener el teléfono cortado porque algún motivo extraño me lleva a no pagar las facturas (?).

Así las cosas.

Derrapada

Cap 21.

jueves, 18 de noviembre de 2010

está feo horrible espantoso

Simón, que es digno hijo mío, me dijo tres veces: qué feo está el día, ¿no, ma? Sí, es verdad, contesté, prendiendo la radio.

Pero como no tengo ningún deber encima, pienso tirarme a leer después de decidirme a abandonar el webeo por un par de horas.

Ayer vino Xime y me trajo mi regalo: un libro de fotos hermoso que se llama Juchitan de Las Mujeres, con textos de Mario Bellatin.

Unas horas antes había venido Pau a comer y después salimos al parque con la prole.

Coachie me había regalado un libro genial de cuentos de Doris Lessing, mi hermana un abrigo negro divino, Pau e Ile unas remeras, Flor y María un sueter, Lisa un repasador y Carmen unas bandejitas de colores estridentes (?) y Mai un collar.

Me copa recibir regalos. Posta.

¿Qué más?

No mucho. Me voy a echar a leer, ya sea la novela que me mandó viejo conocido por mail o las últimas páginas del libro de Tusquets que me cae muy bien.

En fin.

Así las cosas.

Derrapada

Cap 20.

querido hijo de un año y medio

Tocar y sacar todo de su lugar sé que es lo que te corresponde pero es cualquiera. Ahora te veo jugar con mi ipod, lo sacaste de su lindísimo estuche y apretás los botones con fruición. También trajiste la tintura de abajo y sacaste el monedero en el que guardo la llave del locker. Ah, ahora pensás que el ipod es un teléfono, las comunicaciones te vuelven loco, lo sé, al menor ruidito de skype empezás a gritar holas desesperados y corrés para ver quién está del otro lado. Cuando te cuente que para nosotros eso es de Volver al futuro no vas a poder creerlo, no hijo, no existía cuando yo nací, gracias si tenías teléfono de líneas y los celulares aparecieron en mi adolescencia. La internet era una locura impensable, la tía Marce nos habló de correos electrónicos y no entendimos nada a mediados de los 90. En el colegio tuve un año de computación y los monitores eran negros y verdes o negros y naranjas y para arrancar tenías que escribir DOS. Sí, el mundo se volvió otro, claro pero bueno, tampoco imaginé jamás que iba a tener tres hijos y acá me ves, en un suburbio mexiquense, criándolos. La vida, hijo, por lo general no tiene mucho que ver con lo que uno piensa que va a ser.

Estoy de buenas. Tengo días lindos, soleados, con cierta alegría porque sí. Me cuesta dormir, no encuentro los lugares agradables para llevar a mi cerebro y eso empeora todo. Estoy deserotizada aunque garchemos mucho. Es mental.

¿Cómo hago para que marido entienda que detesto la tele? No es de snobismo ni de pretensión es que simplemente, no me interesa. Miré MUCHA tele durante mi infancia y mi adolescencia, me castigué con cuanta basura había disponible y un día no pude ver más. De verdad. Creo que fue alrededor de los 20 años. Después tuve épocas, momentos en los que necesitaba desenchufar y embotarme frente a la pantalla pero son rachas cortas y no se dan hace mucho. Para eso tengo wi fi y laptop. Me mato con mi pantallita con el contenido que se me cante. Pero marido mira el programa de Jamie Olivier mientras yo leo con el ruido ambiente. Marido: me cuesta mucho conectar y los sabés, sí, me evado en la literatura o en la red, por más que insistas no puedo compartir la tele con vos, es una pena. Intentamos terminar de ver una peli en cuevana pero no hubo caso, no avanzó. La dejamos porque se trabó casi al final, una comedia romántica inglesa con temática lésbica.

Bueno, guys. Hoy llega mi cuñadita, al rato. Tengo que ir a comprar algún tipo de manta o cubre cama para el cuarto de huéspedes. En esta casa somos como miles. Marido está con alto buenhumor en general, sorprende.

En fin.
Así las cosas.
AHHHHHHH, y LEAN Derrapada!!!!!! Vamos, chicos, cópense!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

doble ??

Dormí tan tan mal que no te lo puedo ni describir. Pensamientos cualquierísimos, bastante culpa de tuiter y de otras ridiculeces de mi vida, se cruzaban como flechas y yo las intentaba esquivar con poco éxito. A eso de las 4am sentí mucho movimiento por la cama y el cuarto. Roberta había sacado al bebé de la cuna y se habían pasado los dos a nuestro espacio. Milo gritaba mamamamama y yo cada vez tenía menor lugar en la cama. Todo esto pasa del lado de marido porque marido no reacciona, se hace el boludo y sigue durmiendo. En cuanto entendí la situación lo mandé a que reubicara a cada uno en su lugar pero al rato tuve que bajar a hacerle una mamila al menor que seguía a grito pelado. Para colmo nos quedamos dormidos. Por primera vez desde que Coco va a la primaria creo que no puse el despertador. Marido suele activar la alarma de la BB y del Ipad pero hoy no sé qué pasó. Horrible. Nos despertamos con los golpes en la puerta de la nana del camión. Simón se malhumoró, para variar, y se llevó un paquete de galles para el camino, mientras se quejaba por no poder tomar la leche. En fin.

Ayer: nada. Ah sí, fui a la psico y le dije como cinco veces que me sentía muy afortunada, sólo se me quebró la voz al final, cuando concluyo que nací estreshada. Me pregunta si con estrella y le digo que no, aplastada contra un muro. Pero no importa, o sí, pero no sé si está en mis manos solucionarlo.

Cenamos con marido y de postre se hizo un plato de brie y queso de cabra acompañados por unas zarzamoras flambeadas con ron y rociadas con azúcar y jugo de limón. Estaba tan feliz con su plato que daba ternura y aunque hiper insistió, no lo probé. No es el tipo de sabor que me llama, pipu, deberías saberlo.

Y acá estamos. Fui a hacer un mini rato de gym, sauna y super. Llevé a arreglar reloj de marido después de alta insistencia y me doy cuenta de que Buenos Aires está a la vuelta de la esquina. Espero poder ver a toda la gente que quiero, recién venía pensando que es una vacación que no me relaja para nada sino que, por el contrario, me estresa pero: ni modo.

Bueno, chicos...
Así las cosas.
Final countdown (sí, sí, exagero!).

Derrapada

Cap 19.

martes, 16 de noviembre de 2010

?

Yendo a acostar al bebé para ver si se duerme una siesta me di cuenta de que no había escrito nada.

Sí, no sé qué decirte, se me pasó. No debo tener nada para decir lo que es tan cierto como la mayoría de los días.

Soy un magma informe. O amorfo, que es más lindo. Leo y escribo. O intento escribir y leo poco. O lo que sea. Fui al salón de Tita a leer cuento infantil, es una de las formas que se me ocurrió para que se sintiera integrada porque dice que nadie la quiere, que no tiene amigos. Por eso, antes de entrar, me senté a charlar con la directora y la maestra y me enteré de que no sólo no es así sino que, como era de esperar, es bastante popular y sociable. Recién saliendo entendí el por qué: quiere que la cambien de salón para estar con una maestra que ama. Igual: me tranquilicé.

A las 6pm tengo psico.

Me hierve la cabeza pero no sale nada. Es mi sino.

Coger es hermoso. ¿O no?

Hace días que pienso algo muy cursi, algo que dijo uno de los personajes al final de la primer temporada de In Treatment y me quedó dando vueltas. Una de las razones por las que amo a marido es porque me gusta ser quien soy al lado suyo. ¿No es genial? Es genial porque es cierto. Tengo que pulirme, sí, claro. Muchas aristas de mi vida no dan pero el pibe me quiere como así y me deja ser. Es grosso eso, eh. Apa.

En fin.
Sigo por ahí. Sigo callada.
No importa la realidad, no importa qué hagas: la vida no tiene sentido. Por eso pasala lo mejor posible.

Así las cosas.
Metafísica barata.

Derrapada

Cap 18.

lunes, 15 de noviembre de 2010

terminé un libro y no quiero dormir

Quisiera seguir leyendo, creo que me pasaba de chica.

Hoy empecé y terminé Una idea genial y me gustó mucho. Inés parece haberse caído de un ovni y es tan natural y genuina su artificialidad que al margen de la anécdota, conmueve. Mientras lo leía pensaba: qué chica tan especial. No pude dejar de contrastarme conmigo misma que soy tan tan normal. En el sentido más estricto del término pero no tengo ganas de definir. Estoy un poco loca porque no tengo melita pero nada más. Después soy verdaderamente promedio. Pero lean el libro porque vale la pena.

Creo que voy a seguir leyendo Habíamos ganado la guerra aunque mañana suena el despertador a las 6.40am pero dormí tanto las noches anteriores que debo tener reservas de sueño. Hace días que quería decir lo hiper genio que es marido en materia gastronómica. El día de mi cumple asó unas cebollas que no comió nadie y también hizo un pesto que no tuvo mucho éxito pero al día siguiente hizo una pasta con las cebollas, como una compota dulzona, procesada que tiene un gustito ahumado muy groso. Se hizo un sandwich en pan árabe con el lomito casi crudo, brie, rúcula, tomates disecados y sus dos preparaciones. Yo como todo así nomás porque no me gustan los sabores demasiado elaborados, yo soy muy básica en todos los mundos: para coger, para comer, para leer. Nunca fui sofisticada. Pero no me trauma, me alivia en un punto. Quereme como soy. También hago chistecitos básicos pero soy semi graciosa.

También quería decir que estoy muy orgullosa de marido porque es un ser bueno y generoso y para nada mezquino y no lo digo por mí, lo digo por lo que hace por todo el mundo, por sus buenas acciones desinteresadas. Mundo: sabelo. Ahora duerme, sin roncar y yo me la paso abrazándolo y dándole besos cuando bajo de Babia.

En fin.
Así las cosas, chicos.
 Que sueñen con los angelitos.

ahora muy acá

Mamá, mami, grita hijo menor sin parar, empieza fuerte y claro y después washawasea. Hijos mayores se quedaron en el club con amigos. Caminé un poco con Pau y nada más. Después nos tiramos un rato en la reposera y tomamos coki yo y cerveza ella. Quería venir a leer. Tengo que trabajar pero me tenté con Una idea genial de Inés Acevedo. Después llegó marido y tuve que dejar todo porque marido es muy demandante. Igual bien bajar a la tierra después de tanta nada. ¿Cómo explicar que la mente se me blanquea, se me nubla, se me pierde? Hay sol, cielo límpido, cierta tranquilidad. Bajo, me concentro, me entierro en la realidad de a poco, graduando mi condición de vivir en Babia. ¿Qué será Babia? ¿Vendrá de Babilonia? No sé. Ni idea. Chatié con Lau y me reí, de repente la extrañé mucho. Como si nunca hubiera vivido acá. Pasó todo tan rápido. Me acordé del Che Buenos Aires, de La Alameda, pizzas café menemistas en los que solíamos estudiar. ¿Viste que cuando empezás la carrera vas siempre a Platón y después, como si la edad ameritara, te pasás a Sócrates? También había una panadería a la vuelta, pintada de celeste y con olor a medialunas constante, a la que íbamos seguido. Después abrió el de la esquina, el del arriba, yo creo que lo odiaba, no sé por qué. Qué rara la certeza de que siempre alguien iba a haber. También íbamos al bar del patio, al de centro de estudiantes. La pasamos bien en la facu, fue bueno y fue corto para mí. Aunque no, no tan corto.

Le conté sobre los patines y me dijo que me vio patinando. Ah sí, pregunté yo ingenua: sí, en la noche porteña. Me reí mucho. Me olvido de su humor ácido con cara de ingenua. Mucho love. Vamos a salir a romper al menos una noche con Flora para recordar viejas épocas. Aquellos años felices. Y antiguos.

En fin.
Bueno, quiero seguir leyendo. Basta de compu. Basta para mí basta para todos.
Así las cosas, chicos.
Ah, el festejo de cumple estuvo bien, lindo, tranquilo. Hoy Ile me dijo: estabas espléndida. Qué divina, le agradecí. A veces siento que vivir acá es como vivir de mentiritas. Qué raro, no. Sí, rarísimo.

Ahora sí: chau.

feriado

iba a escribir un montón.


de ahora, del pasado, de Lau, de los 90, de que no conecto, de que no sé dónde estoy, etcétera pero me colgué con otras cosas y mejor me voy al club a hacer un poco de deporte porque tengo la humanidad terriblemente engrosada.

hace muchos días que no hago nada productivo. al rato empiezo.

en fin.
así las cosas.

Derrapada

Cap 17.

domingo, 14 de noviembre de 2010

ah, ayer 13 de noviembre cumplimos 6 años en México

Sacá tus propias conclusiones, yo me volví una quemada inmóvil y si no fuera este reptil, seguramente tendría fiebre (me duele mucho todo el cuerpo y tengo muchas ganas de irme a la cama).

(marido está haciendo pizzas e intentamos buscar alguna peli satisfactoria en cuevana: alguien que haga urgentemente la lista de recomendados de internet).

Así las cosas. Once again.

no estoy en ningún lado

Es la verdad.

Mi ausencia es múltiple. Es velada.

La ausencia es mi sino así en la vida como en el 2.0...

Si supieras cómo me está costando todo, primordialmente encontrarme. El mundo y yo no estaríamos comulgando. Ni siquiera puedo leer. No nada.

La no nada es un estado complejo de la mente.  Más si tenés hijos.

En fin, guys. Así las cosas: si me ven, chiflen.

Derrapada

Cap 15 y cap 16.

sábado, 13 de noviembre de 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

Derrapada

Cap 12 y cap 13.

33

Estoy contenta, soy grande y estoy contenta y me siento bastante plena. Marido me hizo un regalo sorpresa increíble y además, a las 6.30 am vino a la cama con los chicos y un par de patines de bota, no rollers, blancos, como cuando éramos chicos. Y ayer a la noche fue a comprar las cosas para tonite, además de que se encargará de hacer el lomo para comer en sandwichito. Marido es grosso y es bueno y yo lo amo porque me hace sentir bien y querida.
Llegué a casa agotada pero igual fuimos al Covadonga con hermi y con coachie que finalmente llegó, estuvo bien, tranquilo. Cuando estoy cansada todo me cuesta más. Recibí muchos muchos saludos por todos los medios y eso me hace feliz. De verdad. Así que gracias, chicos.
Y después, cuando pueda concentrarme un poco más escribo más normalmente. Fue una semana rara.
Así las cosas, cumpleañeras.

jueves, 11 de noviembre de 2010

agotada y a la espera

Cochie tiene que haber aterrizado, no pude ir al aeropuerto. Hoy sí extrañé mucho a mis hijos y ahora están por acá, escuchando música con marido antes de irse a dormir. Se me cierran los ojos pero si coachie está en condiciones vamos a ir a comer algo al Covadonga. Marido me hizo regalo importante pero el vendedor le arruinó la sorpresa. Bueno, chicos, sólo pasé a saludarlos. Los veo mañana.

Así las cosas!!!!!!!!!!!!!

Derrapada

Un poco más de porno en el cap 11.

Y mi último día de 32.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

el campo de deportes

Leyendo las crónicas de Charlotte se me vinieron a la memoria mis propias visicitudes gimnásticas de la secundaria. No fue hasta mucho después de terminar el colegio que le tomé el gusto al ejercicio físico. Antes, aunque había hecho jazz en el club y jugado vóley como federada, el deporte no era lo mío. Lo hacía sólo por socializar. Además de que mi madre, muy preocupada por mi figura y mi salud, desde temprano había hecho todos los esfuerzos posibles por inculcarme el movimiento como parte vital de mi existencia  y hay que reconocer, a la luz de los hechos, que lo logró pero llevó años.

A los once me mandaba a lo de María Fucs a hacer una gimansia mezcla de eutonía con localizada, con una gente rarísima. Creo que había alguna suerte de filosofía detrás del movimiento. Creo que, de todas maneras, elegió el lugar en parte porque quedaba a media cuadra de mi casa y podía ir sola.

Durante el ingreso suspendí todo porque no daba para más.

Pero ni bien entrás al colegio, el shock es múltiple. No sólo estás perdido en una institución enorme, vieja y oscura, en la que te confinan, por nuevo, al último piso sino que, además, no tienen mejor idea que tomarte el TP de natación junto a todos tus compañeritos: a las pocas semanas de conocerte, teniendo treces años, hacen que te pongas traje de baño y demuestres tus dotes o falencias como nadador. Ahora pienso que podrían tener la deferencia de hacerlo chicos y chicas por separado pero no sé si en el momento lo sufrí o me chupó un huevo (sobre todo porque nadaba bien). Lo que sí sé es que me puse un traje de baño con flores y volados (?) y que lo aprobé sin problemas. Fue un alivio porque no tenía ninguna intención de hacer natación hasta que darlo bien.

Así fue como elegí voley. Teníamos clase en el primer turno, a la 1.30pm y todo primer año la zafé bien. El problema vino en segundo. No sé qué pasó pero ya no podíamos hacer voley en ese horario y todas las que íbamos juntas nos dispersamos. Como yo era muy fóbica y mi madre me lo alimentaba en exceso, quedarme al turno de las 3pm me producía un sufrimiento indescriptible pero igual caí, vaya uno a saber por qué, sola en jazz. Al principio puede que me quedara sola comiendo hasta que se hacía la hora pero después conocí a las chicas (a las que hoy siguen siendo mis amigas) y al menos la espera se hizo un poco menos terrible. El tema era que los martes teníamos en el SUM, en donde la gorda asquerosa (que se sacaba los pelos encarnados mientras hablaba) nos enseñaba coreografías nauseabundas con canciones tipo Angie de los Rolling (como para que se den una idea del level) cuando no nos hacía inventarlas a nosotras. Había muchos profesores de educación física que también daban clases en el Dámaso Centeno, un colegio de milicos, y hasta hoy sigo preguntándome por qué. La cosa es que la gorda era bastante proactiva y quería hacer muestras e intercambios con bastante frecuencia haciendo que todas nos queríamos matar (excepto un par de emocionadas ridículas de no sé qué año que se prendían malcopaba excitadísimas). La pobre Crishun tuvo que ir a alguna exhibición en un teatro y creo que tampoco sabe al día de hoy por qué le pasó eso. Pero los viernes nos tocaba campo y era lo peor. Pero lo PEOR de lo PEOR. Al menos para mí. Correr el test de cooper me parecía la proeza más grande de la historia de la humanidad y un cuatrimestre llegué llorando a punto de vomitar. Ahora lo cuento y parece gracioso pero me producía una angustia que no puedo poner en palabras. Todos los viernes hacía la danza de la lluvia y rogaba para que suspendiera por algún motivo. Iba esperanzada al departamento de educación física a ver si no habían colgado el cartelito salvador. Tampoco puedo reproducir el alivio cuando veía que se nublaba y caían unas gotas. A veces gritaba de alegría.

El campo estaba y sigue estando atrás de Puerto Madero, que por entonces no era ni un proyecto. Por lo general íbamos cinco o seis amuchadas en un taxi y volvíamos todas juntas caminando hasta los respecivos transportes. El problema era si, por algún motivo, tenías que volver sola: realmente pasabas miedo. El camino hasta el puente lo hacía temblando o porque no había nadie o porque había un barco enorme y tenebroso y me veía violada en el medio de la nada.

En tercero pasé de jazz a atletismo en el medio del año porque el grupo de las chicas se desmembró y la gorda se volvió insoportable. No creo haber sido más queso en mi vida que tirando jabalinas o intentando lanzar un disco. Ni hablar que le ponía pilas cero.

Pero cuarto ya fue la gloria. No sólo porque siendo de los grandes tenés prioridad sino porque elegimos todas juntas hacer Básquet (excepto Fer que no sé si fue porque prefería seguir en gimnasia general o porque no entró) con Adri, que era el profesor más pajero y repelente que había en todo el plantel. Se ponía unos joggings de tela de avión que le marcaban el bulto y nos hacía saltar para que se nos movieran las tetas. Igual, nosotras aprovechábamos y como buenas pendejitas histéricas no hacíamos una goma: Noooo, Adri, hoy no tenemos ganas, y nos tirábamos como morsas a fumar y tomar sol hasta que no daba para más y nos hacía correr alrededor de la cancha de fútbol. Jamás hicimos más de una vuelta entera, nos escondíamos atrás del árbol gigante y nos quedámos un rato agazapadas hasta que nos pegaba un grito o nos rescatábamos de motu propio. Después jugábamos un rato y a partir de mitad de año teníamos partidos. Parece que falté a más de los que estaba permitido y me mandó a diciembre. Fue la primer materia que me llevé y madre entró en cólera y miedo, más después de que no aprobara en la primera fecha por no saberme el reglamento y ni hablar de que no me presenté en marzo.
En quinto hicimos lo mismo y la seguimos pasando bien. La previa la rendí en julio y como era de esperar, me sabía mejor el reglamento que el boludo que me tomó. Ahora recuerdo esos años con cariño y con un poco de nostalgia. Parece increíble que hayan pasado más de dieciseis años. Devolveme el tiempo.

Creo que no volví a ir al campo y en el momento no lo supe apreciar. Es un lugar enorme, bastante lindo y con mucho potencial. A la pileta tampoco me volví a meter ni la valoré en el momento. Grosso EL colegio. Aunque también fueron los años más angustiosos de mi vida.

En fin. Me extendí con recuerdos bien noventeros. Marido debe estar por llegar en cualquier momento y debería ver qué podría cenar.

Así las cosas, chicos.
Deportivas.

catatónica

Llegué a las 8.30pm y me había ido antes de las 8am. Cuando terminé el curso caminé las pocas cuadras hasta la oficina de marido pero marido ya había salido olvidándose el raquetero en la camioneta de la produ en la que habíamos bajado a la mañana. Desencuentro. Pasó a buscar mi regalo y yo me llevé su coche al super. Hacer las compras de noche es algo a lo que no estoy acostumbrada. Igual, el super me prende (?), una cosa rarísima, sí. Tampoco es que fue nada descollante. El viernes haremos pequeño festejo en casa y nos pasamos todo el camino (no, mentira, un ratito) intentando ponernos de acuerdo sobre qué hacer de comida. Estoy con pocas ganas de festejar pero no hacer nada me parece tristísimo. En la cola, mientras esperaba para pagar, pensé a quiénes invitaría en Buenos Aires. Uf, creo que sería bastante gente. Qué diver. Los históricos, los no tan nuevos ni viejos y las nuevas adquisiciones. A mí me copa juntar a todo el mundo, me gusta que mis amigos se hagan amigos entre sí, soy propensa a hacer esas cosas aunque después me haga sufrir. Ya sabemos: soy bastante naba. Pero bueh, estoy acá y mis relaciones son reducidad. Está bien. El premio es que van a estar cochie y hermi. Faltaría Domi de la localía y creo que nadie más. Qué falta de popularité, mamita...

Por lo demás, es raro estar todo el día alejada de la compu pero satisfactorio. A los chicos no los llegué a ver, el bebé dormía, a Tita llegué a meterla en la cama y al Coco le apagué la luz.

Lo único que pensé para tirarles es que: no nací tocada por la varita. Eso. Así de sencillo. Debe estar genial pero no me pasó: untalented.

No sé qué le voy a dar a marido, me duelen todos los putos músculos y mañana 6.40 am de nuevo arriba. El viernes no puedo ir a matrogimnasia porque Luzma tiene cita en el médico, me da pena por Tita que quería que fuera yo. Será el mes que viene e intentaré ir a leer un cuento en la semana. Espero no colgarme, estoy quemada. Siento  todo un poco trabado pero quejarse a esta altura del año ya es ridículo, no puedo creer que se termine, ahora sí que no me parece, eh. Cualquiera.

En fin, chicos.
Así las cosas.
Afuera...

Lisa tiene un blog ecológico

Entren!!!!

Derrapada

Antes de irme todo el día al frío polar les dejo el cap 10. Pilas chicos, pilas.

 

martes, 9 de noviembre de 2010

Derrapada

Copate con el  cap 9.

hooola!!!!

Acabo de llegar a casa y estoy cansada pero bien, contenta de haber dejado la matrix por un día. No pasó nada en mi ausencia, obvio. Venía haciendo planes para cuando llegue coachie, en el taxi, mientras cantaba Numa Numa... y escuchaba una canción que dice panamericano que no conocía, como ando siempre en coche escuchando la radio canchera y no prendo la tele, no sé mucho de lo que pasa en el mundo a ese nivel.
Dejé a hijos desde temprano, en realidad, nos fuimos con Tita y marido y padecimos un tráfico imposible. Comí por polanquito y en un ratito los acostaré, como una madre normal que llega a su casa después de todo el día (?). En fin.
Ayer a la noche fuimos con marido en taxi hasta donde había dejado el coche con la llanta pinchada, mientras yo soñaba despierta adentro del taxi, marido y taxista cambiaban la llanta que tenía un clavo enterrado pero que todavía servía. Fue salvador. Después, de todas maneras, me fui a leer un rato a la cama (ultra vestida y con el edredón encima: me fui sacando la ropa de a poco durante la noche y marido me descrubrió en musculosa blanca sexy y pantalón de elefantitos y se emocionó) y él se quedó mirando Machete, la de Robert Rodriguez que se nos había colgado el domingo.

Durante estas horas estuve pensando en lo que hago malo y concluí que es casi todo. Vivo en el error, en la ingenuidad, en la candidez y me siento una imbécil. No hay más allá así que no habrá recompensa, Julieta, sos simplemente boba. Bueh.

Y no mucho más. No extrañé a los chicos, ya sé, soy un monster pero es la verdad. Me voy un día entero y no los extraño, me paso la vida con ellos, los amo pero ser algo ahí afuera es copado y no me pasa. Limitadita MAL.

Marido llega tarde fue a hacer no sé qué en un show. Me quedaré en la compu, adentro de la cama, debajo del edredón. Mi lugar en el mundo.

Igual a ustedes los extrañé, eh.
Besitos como diría alguien que conozco.
Así las cosas.

Derrapada

Se pone un poco porno. Cap 8

lunes, 8 de noviembre de 2010

Derrapada

Adelanto el cap 7 porque mañana no voy a estar en todo el día.

Y les digo: no sean muertos! Lean...sería un buen gesto de su parte.

Gracias chicos.
Los veo mañana a la noche.
Así las cosas.

bajo el edredón

trabajo y leo tuiter.

hace frío y no quiero salir de acá.

¿te dije que estoy deprimida? madre llama (no hablo con nadie más, a duras penas con marido) y dice si bajaron las acciones. le dije que no compre que no van a subir: nadie me quiere, ma. y termino de comer y vuelvo a la cobacha y tengo ganas de llorar.

se murió el hijo de puta de Massera. por fin. ya fue juzgado y condenado, indultado y jamás iba a decir nada. ahora queda Videla y un montón de otros hijos de puta más anónimos. qué año, mamita.

y no mucho más. tengo que buscar a Coco, debería pasar por el super y salir del letargo pero parece que no va a pasar.

en fin, chicos.
así las cosas.
muerte, frío y depresión. 3 en 1.

guerrillera

me levanté con un yunque en el medio del pecho. no importa que marido me abrace y me coja y me use durante toda la noche como su objeto transicional. nos reímos, soy su pato pato. dormimos muy vestidos, con pantalón, doble par de medias, buzo viejo y el calentador que rescató de no sé donde. el invierno es muy tortuoso y me hace pensar en la gente que lo padece de verdad, en los que no son tan afortunados. pero la angus sigue ahí, encalvada, sin ganas de irse y lo que a mí se me fueron son las ganas de todo, de sentir. quisiera que alcance, lo que hay es mucho y es bueno pero necesitaría llorar y sacarme esto que me hace ruido y me desanima y es real.

¿será que los findex malos me dejan así? se me terminó de caer el aura. si la ves, ¿no me la mandás? yo pago el correo.

comer en lugares caros, malos y pretensiosos me indigna. hay cosas que me enojan mucho, que me parecen de una falta de clase inenarrable. me torra, me enoja y me dan ganas de romper todo. dejé programa cultural para hijos en mente por comida y me dio mal humor a la n. sin pilotear.

y no soy siempre la alegría de la mesa: ves. cuando no estoy expansiva y simpática y no te remo la conversación, todo se cae.

hace frío. y hay sol. y me voy a ir al club y a la dentista y tengo que trabajar pero nada tiene sentido.

mi cumpleaños me pega como el orto: sabelo. es el viernes. cumplo 33 y me deprimí.

gusto de ser obvia.

en fin, chicos.
si encuentran algún consuelo a tanta desazón, me avisan.
así las cosas.

Derrapada

Cap 6.

domingo, 7 de noviembre de 2010

cuando soy infeliz afuera

entiendo que estar adentro, al menos acá, es lo mejor que puedo hacer. de verdad. en mi refugio tengo mi compu y mis libros, mi marido y mis hijos y el club porque el deporte a mí me da felicidad. el mundo externo no mucho. a veces sí, cuando no hay exigencias, cuando es lo conocido, mullido, alegre y familiar. pero cuando no entiendo y no me entienden prefiero estar acá. aunque me ponga mi abrigo peludo que a todo el mundo le gustó, sobre todo al mundo gay que supo apreciarlo mejor que nadie. mi abrigo peludo es como un traje de super heroína. me lo pongo y todo me chupa un poco más un huevo. debería haberme drogado pero no lo hice. tomé fresca que ni siquiera es light porque no había coki y comí como si no hubiera probado bocado en meses. cualquierismos de mi nula vida nocturna. puse música o al menos hice pasar las que no daban en la lista Fiesta del ipod. elegí un par de otros lugares y finalmente me rendí a que era temprano o que a los 33 la gente ya no quiere bailar o que les faltaba alcohol en sangre. a mí me faltaban cosas y me sobraba frío. como ahora, que escribo con las manos otra vez ateridas, adentro de la cama sin ganas de salir aunque el cielo está hermoso y el sol calienta. el bebé duerme, Coco se fue a lo de Dante y marido y Titi al club. no tengo muchas ganas de nada. voy a trabajar. y después iremos a la Condesa, a ver la obra de títeres al Pata negra. si alguna vez me quejo porque no tengo vida social recuérdenme que la sufro. ah, sí: de un montón de gente pienso que es muy tarada, también tengo ese problemita. y de otra pienso que me cae mil y me alegro cuando veo, por ej, que dos personas se encontraron y se quieren. me re alegro de verdad porque enamorarse es un milagro.

bueno, eso.
me manejo más o menos bien hasta unas 8 personas, pasando eso me quiero esconder aunque no se note.
no voy a salir más porque me agarra basurismo.
así las cosas, chicos.
domingueras.

Derrapada

Cap 5.

sábado, 6 de noviembre de 2010

iba a escribir

pero blogger no me dejaba y ahora ya tengo clase de zuma y necesito moverme porque estoy aterida. se me congelan las tetas, un fenómeno que comenzó con el primer embarazo y vuelve con el fuckin frío que está haciendo. basta, basta de pensar que acá no hay invierno, durante 3 meses te congelás en todos lados, sobre todo adentro de las casas que no están preparadas. tengo las manos azules y el espíritu desconcertado pero contento. de repente miro a mi familia, todos en la cama, amuchados, queriéndonos y me llena el cuerpo de una satisfacción, así como que me hincho, me pleno.

puede que la peli francesa que vimos ayer haya contribuido. mala pero de las que me gustan, de las que hablan de relaciones familiares. marido se durmió, roncaba bajo el edredón que trajimos a la sala de tele. lo tuve que arriar a la cama y después llevar al Coco a upa a la suya (pasa los 30 kilos, me sentí levantadora de pesas) y dormí relativamente bien. pienso cosas raras. extraño cosas raras. pero nada malo. todo plácido, busco los lugares en los que mi mente está cómoda y ahí me quedo. por suerte desarrollé ese skill en los últimos años.

ahora sí, me voy. me colgué.

así las cosas, chicos.
buen findex!!!!!

Derrapada

Cap 4.

viernes, 5 de noviembre de 2010

puff

Estoy así, pinchada, hay sol, cielo despejado, frío y un desaliento que no te puedo explicar. Porque
aunque sepa de donde viene uno no puede decir todo, al menos no acá. Dormí pésimo: a la 1am se despertó Milo, le hice una mamila y no me volví a dormir hasta las 4.30, imaginate mi estado catastrófico. Me levanté a desayunar con marido e hijos menores pero vomité todo. Después trabajé un ratito y después tuve taller. Hay clases productivas y hay clases en las que hablás de pavadas y te das cuenta cuan afuera estás de todo y un poco te deprimís. Ni modo. Es así. Por muchos motivos. No importa. Miro películas para llevar a Tita, para que hagamos un programa solas y son todas una mierda. Qué bajón. Pienso qué otra cosa podríamos hacer y no se me ocurre demasiado, voy a pensar, por ahí la llevo a merendar rico y listo. Una pena, me gusta el programa peli. Milo está encima mío. Muy encima. Hablo con marido, nos hacemos mala sangre por los parásitos que nos joden la vida, man, a ver si nos dejan un toque en paz, ¿sí? Ya tuvimos de sobra. Bajón. Pero todo bien, no hay que enroscarse, no es bueno, no sirve. Hay que mirar para adelante, nunca para los costados.

Me duelen los brazos y el abdomen de la clase de pilates de ayer.  No hice gym y no pude desayunar con Ile, a veces las cosas se complican. Me pongo a trabajar con el desaliento a cuestas, con el basurismo a flor de piel, con la certeza de que no soy lo que debería. ¿Existe eso? ¿La satisfacción es posible? No termino de darme cuenta. Soy corta. Soy miope en un sentido amplio y extendido. Soy lo que puedo.

En fin, así las cosas, chicos.
Es lo que hay.

yapa

Cap 3 para el findex.

Derrapada

jueves, 4 de noviembre de 2010

se me fuckin pasó el día

Hay sol y cielo límpido hermoso. Amaneció haciendo un frío horrible y ahora está agradable, como siempre a esta hora (ahora tenemos 3 de diferencia con Buenos Aires). Me quedé acá, contestando mails, corrigiendo, etc. Fui al club, hablé dos veces con marido por tel diciéndole que mejor no, que no da que no la quiero, mandándole mail, arriba de la elíptica. Después, mientras hacía pilates tomé un par de decisiones y me prendí al segundo desayuno con las chicas: mollete, café y jugo de piña y papaya que pidió Pau. Cualquiera. Éramos las dos Paulas y yo. Nos colgamos charlando como señoras desocupadas y después con Pauli nos metimos en el sauna a charlar, nunca nos falta tema, de hecho a la tarde voy a pasar un rato por su casa. Me vestí rápido y me fui a Plataforma a tener una juntita, esas ideas que se me ocurren, veremos si pasa algo o no pero podría estar bueno. Aunque yo ya tengo la cabeza en otro lado completamente, me fui corriendo a buscar a Simi y a Migue, no me tocaba pero tuve que hacer el favor, y pensé cómo había podido hacer el trabajo que hice durante tres años. Ahora me resulta increíble. Pasmoso. Bueno, voy a aplicarme un rato aunque acá en el sillón de la sala de tele (que es en donde estoy laburando estas semanas, me gusta rotar) no sé si es el mejor lugar. Los chicos juegan a la wii, Milo en realida grita y corretea y después nos iremos a merendar.

Bueno, guys.
Así las cosas.
Bastante luminosas.

Derrapada, novela por entregas

Ahi va...

miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿cómo explicar la distancia?

A mí no me sale. ¿Cómo decirles que estar acá no es lo mismo que estar allá? La percepción de la realidad, de la gente, de las relaciones, de la vida en general cambia. Y uno no termina de entender los procesos, se pierde, se enrieda, se confude, se aleja porque es lo que realmente pasa. Uf. Esto genera malosentendidos y situaciones indeseables, pérdidas, tristezas y también algunas cosas buenas. Pero es así. Yo no entiendo las envidias, la mala leche, las segundas intenciones, hay un nivel que no te estaría manejando y no porque soy Heidi: no me vino en el disco duro, es familiar. Se olvidaron de ponernos ese chip y nos manejamos en un nivel muy acá, ¿entendés? Yo soy bien pensada por naturaleza. A veces medio bobich pero con buena leche. No está bueno, eh. El mundo te pasa por encima.

Lluve y hace frío. Clima desubicado. No es el de esta época, es el de ayer el que corresponde. Fui a la psico porque se le desocupó un turno, por suerte. Mucho raye en esta capocha. Se me aclaran las ideas, cosas más para abajo, más de fondo, más importantes, el núcleo duro de los conflictos que no hablo con nadie. Estoy sola y aislada hace un tiempo. No es bueno. Y seguramente sea autoimpuesto. Es lo que hay.

Marido dijo que iba a venir temprano. Marido está en un meridiano y yo en otro pero intentamos acercarnos. Marido me contó mi regalo de cumple. Marido dice que yo detesto las sorpresas. Marido no me soporta demasiado those days. Con un poco de razón y un poco de resentimiento histórico. Es la vida.

Vuelvo a trabajar.
Fue un año bastante de mierda pero tuvo sus cosas buenas. Escribí una novelita, no lo conté, creo. Eso me llenó de orgullo. Aunque no sea buena. Quise hacerlo y lo hice y estuvo genial. Y mis hijos. Y el amor con marido bastante sostenido. Esas fueron las cosas buenas y las amigas nuevas (aunque lejanas). El resto, lo malo, ya lo saben. Difícil, escarpado, arrollador. Muerte, enfermedad y desolación. Eso también es un poco la vida, ni modo.

Bueno chicos.
Así las cosas.

la congoja

Es algo complicada de definir, es el nudo en el pecho como la angustia pero con un motivo externo, por ejemplo. Es la conciencia del error, el arrepentimiento hecho carne. Igual, como diría coachie, todo se pasa y al final no tiene importancia. El 2010 fue un año duro, trabado, en relación a los otros. A mí no me había pasado antes, al menos no de manera tan ostensible. La gente entra y sale de la propia vida con o sin anuencia de uno mismo. Algunos ya no estaban hacía rato o no tienen nada que hacer y hay personas a las que nos cuesta dejar ir del todo. A mí me pasa, me gusta saber que las relaciones permanecen en el tiempo aunque sean de una forma latente, silenciona, lejana. Supongo que es falaza. La adultez no es eso. Es definición. Son tiempos de movimiento, de certezas y confusiones. Hay cosas que te alejan de los demás, hay errores también, claro. Por estupidez. Pero ni modo, hay cosas que no se arreglan a pesar de mí.
El horario de invierno es genial. A mí, que soy del tipo gallináceo, acostarme temprano y que amanezca a las 6.30am me parece estupendo. Me despierto pilas para empezar el día temprano. Ahora, de hecho, iré al super con Milo, después gym y después work. Empezar la semana el miércoles enrarece. El huequito acá de todas maneras no abandona. Mi psico no me rebookeó, ¿qué onda? ¿Piensa dejarme 3 semanas así, sin más?
Bueno, me voy con mi congoja a otra parte.
Así las cosas.
Así.

martes, 2 de noviembre de 2010

asado, sol, amigos, feriado

Conjuramos un poco la depre y somos un poco más felices porque ese vacío de la nada es demasiado desalentador.
¿Estás ahí? ¿Sos? ¿Quién sos?
Uno a veces es un terreno demasiado espinoso, un pain in the ass para uno mismo. Pero no importa. Ale vino al club, vegetamos en la reposera, después en el sauna, después marido (apiadado) hizo asado rico y el sol lindo del otoño nos dejó comer afuera, agradablemente. No salgo del suburbio hace semanas pero no me importa, me doy cuenta de que estoy un poco deprimida por eso, por la falta de voluntad. Lloro mucho con In Treatment, me quedan dos capítulos y termino la primera temporada (tiene 43, me maté mal). Ni siquiera siento nostalgia o ganas de algo que no tengo. Ese no es un buen síntoma, ¿no?
En fin.
Así las cosas.
Así: sin más.
Soy como un fantasma y no es agradable. Como una sombra. A veces me recupero y yo soy pero la mayor parte del tiempo estoy ausente, incapaz de conectar con nada. De a ratos, eh. Ayer llevé a los chicos al club, hice aeróbico, fui al sauna y dormité, en los ojos las florecitas marrones y negras de cuando te frotás pero sin frotarme. Un vahído por el calor, atontada. Después me quedé ahí con Pau y Jorge hablando sobre teorías conspirativas. No es mi estilo, es más, me son ajenas e indiferentes, no me interesan. Después luchar un poco con los chicos, venir a casa, laburar, comer, seguir laburando y no tener internet. No estuvo mal. Me quedé con los chicos en la sala de tele mirando documentales de la BBC sobre animales: algunos acuáticos, otros de la llanura. Lobos marinos que se morfaban pingüinos, una manada de leones atacando a un elefante y todo así, cruel. Y lindo. Unos colores y formas alucinantes.
¿A qué se debe este bajón? No lo sé. Peleas con marido que me remiten a cosas horribles pero tampoco es eso, eso es consecuencia no causa. 
Es como si nada importara. Y no importa. No motiva.

En fin, chicos.
Así las cosas.
Tiradas y feriadas.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Estoy tan fuera de eje que ni ganas de escribir acá. Además de que no tuve internet toda la tarde. Mi marido no me habla o si me habla es en el peor de los tonos posibles. Tengo sentimientos vintage de los peores. Yo tampoco me soporto pero por otros motivos. Esta es mi miseria.
Así las cosas.