viernes, 31 de diciembre de 2010

y se termina

No tengo lista de deseos ni de objetivos ni de nada. Solo pienso en pasarla bien, en que me rodee la salud y con que todo este como ahora me doy mas que por satisfecha. Coman, cojan, diviertanse que esto es todo.

Besos y feliz anio.
Nos vemos en el 2011!

Asi las cosas!

jueves, 30 de diciembre de 2010

no me da mucho la cabeza para escribir

Y la falta de tildes me mata.

Tengo calor pero soy feliz. Marido esta con su compu aca cerca, en el sillon y yo uso la de suegro. Venimos de Voulez Bar, fue espontaneo, nos encontramos primero con Fer (que es por cierto la mas pilas del mundo y anda en vestidito y sandalias con su bici traida desde Barcelona de aca para alla) que se deja ser y me dice todo (basicamente que ayer a la noche hable sin parar lo que es cierto pero BUEH) pero como lo hace con amor yo no me ofendo (en realidad no me ofendo nunca por nada, ya lo sabemos). Fuimos con Milo. Despues vinieron Pau y Vir. Antes habia visto a Pau en el local de Maros (vayan, hace las cosas mas divinas en materia de joyeria textil: Callis; es grosa). Me rei con el humor que maneja, la relacion con una de las empleadas, el hiato ahi que tambien cae en la volada y yo que, obviamente, me sente en un rincon y tire un vaso de agua. No puedo evitar hacer cagadas. Pero todo el tiempo me rio MUCHO. Mis amigos de aca son muy geniales, no son gente normal. Ayer a la noche de verdad la pase bien. No me emborrache porque rebajan las bebidas en Bangalore, posta. Tome mucho para mi estilo (algo con gin y una caipiroschka gigante) y hable hasta por los codos. Estaban la mas grosa para armar programas: la Shama, que customizo la noche para mi (gracias amiguchi, mucho love), Lau, Fer y despues cayo gente entre la que se encontraba Diego Mu. Como el clima estaba genial propuse que caminaramos y llegamos (desde Humboldt y Niceto Vega) hasta Las Heras y Scalabrini Ortiz. Groso. Diver. Al mediodia habia comido con Miranda en Voulez Bar, habia merendado despues con Vir y con Xime y me habia ocupado de los chicos en el medio. Hoy comi con coachie en el museo Evita y no puedo parar de pasarla bien. Esto es grave.

Concluyo que en Buenos Aires el tema principal son las relaciones interpersonales, mucha meta situacion constante, mucho me dijiste, te dije, me parece, no se, por ahi te ofendi, esto te cayo mal. Esta semana entendi que hay cosas a las que hay que dejar ir. Asi de simple. Que las relaciones no son eternas, que los humanos mutamos y que a veces cuesta relacionarse. No pasa nada. Me parece bien y no me hiere por primera vez en mi vida. Por otro lado, pienso que el portenio se dejo ser GROSO. Todos decimos lo que pensamos, actuamos mucho regidos por el deseo, no nos controlamos. Raro. Y me incluyo, claro. Me siento liviana como hacia mucho no. Esta genial. Me siento genial. Liberada. Y me doy cuenta de que, definitivamente, quiero vivir aca. Soy de aca, como una baldosa de la vereda palermitana que transito constantemente. Camino y camino por el barrio ida y vuelta. Aunque no seria mi barrio. Le digo a marido. Hoy tuvimos un entredicho, una discusion que solo se puede dar aca. Marido es todo pero marido me quiere para el (marido, podes disentir y desmentir pero todos sabemos que es cierto). Una confusion, un malentendido. Pero, como todo, dura poco. Despues volvemos a fluir. Me preocupa mucho la vuelta, va a ser dura. Con coachie hablamos de los objetivos, de la vida casi. No del anio. Yo no hago mucho balance ni pienso demasiado en el futuro, supongo que porque me angustio. En Mexico aprendi a vivir un poco mas en el aca. Y esta bueno.

Por lo demas: no se. Estoy todo el tiempo con Milo, la gente piensa que es el unico y el primero y me da gracia. Los mayores se quedaron a dormir en lo de padres, no los veo hace horas, no estoy acostumbrada pero lo disfruto a pleno. Ahora deberiamos volver a salir para cenar algo: solos. Milagro. Ganas de pizza. Bueno, nos vamos. Ya fue. No leo, no escribo, no laburo, no nada. Soy social. Ser social. Ser en el mundo. Mi naturaleza real. Ya dije que mis amigas son lo maximo? No son gente normal, son gente especial. Y me hacen reir mucho todo el tiempo. Brindo por eso.

Y se termino el 2010. Sin que me diera cuenta.

En fin, chicos.

Asi de inconexas las cosas.

Besis.

martes, 28 de diciembre de 2010

parada en una esquina

De Independencia, con mi mini vestidito amarillo y una Coca Zero me puse a leer porque tenía que hacer tiempo. Me concentré mucho, me sentí muy aparato y vi a más de una persona mirarme (no sé si era el efecto estridente del atuendo o el libro de parada) mientras pasaban. Antes hablé con el kioskero unos minutos, hasta que otro cliente nos interrumpió. Comentamos la diferencia de (in)seguridad entre México y Buenos Aires. Fumé un ciga y me puse a leer. Cuando crucé la calle, después de haber guardado el pequenio libro otra vez en la cartera, pensé en la belleza, fugazmente. No sé bien por qué. O sí, por algo que leí en Molloy. Pensé que mucha gente me dice "qué linda que estás"con sorpresa, pareciéndole que estoy más linda que antes y yo sé, porque lo sé, que en su cabeza tiene una imagen de menos linda de lo que soy (que NO SOY LINDA, eh, ni me lo creo) pero a la vez pensé que no tiene ninguna importancia y eso es real y está bueno.
A la maniana fui Uriburu 950 y no hice ninguno de los dos trámites que tenía que hacer por diversos motivos. Fue un shock terrible, no entiendo cómo sobreviví a la UBA por los miles de anios que estuve ahí. Me encontré con Lau y su cara de desorbitada era igual a la mía. Mon dieu. No llevé DNI y no había sistema. Y todos te tratan mal, lo que es realmente desalentador. Después caminamos por Santa Fe, hacía calor pero estábamos contentas. Entramos en el patio del Liceo pero era temprano y obviamente Maros no estaba pero sí sus cosas hermosas en vitrinas copadas. Cruzamos y nos compramos unos sandwichitos de miga y después buscamos dónde adquirir una coki. También entramos a Arredo y después a Mirona. Y así, como quien no quiere la cosa, caminamos hasta lo de padres. Lau está hermosa y parece joven. Y tiene esa sonrisa increíble. Después corrí a lo de Cris a comer con ella, Domi, Lalo y Acacia. Deliciosa sopa de pescado con langostinos y arroz. Acacia es una munieca. Milo se portó relativamente bien para su corta edad y todo fue ameno y super agradable. Me sentí protegida por un rato de la hostilidad. Ayer fue un día fatal, a marido NO LO VEO, lo extranio y pienso que sólo en Méx podemos ser juntos. Qué triste. No quiero pensar más en si volver o no volver, me agota.

Por otro lado, hechizos que se deshacen y me sorprenden.

Y no mucho más.

Maniana sigo, si puedo.

(desayuno con Oti, almuerzo con Miri, meriendo con Vir y salgo con las chicas: cartón lleno).

lunes, 27 de diciembre de 2010

mas uf

Solo puedo pensar en llorar. Pero no lloro. Me salieron unas lagrimitas pobres a la maniana, por telefono, hablandole a marido. Se fue a las 7.30am mientras yo dormia porque tuve una pesima noche, con el aire que se apago en algun momento y el calor empezo a volverme loca. Estoy triste y no puedo desarrollar. No soy de aca, no soy de alla: no me hallo. Sufro. Siento que...no se, no me siento en mi piel. Son dias, claro. A veces estoy mas up. El findex fue genial, divertido, familiar, amistoso, copado. Ayer cene con las chicas en Hermann, durante el dia vinieron al coutry Lula y Emi y Male y Andres. Y despues me rei mucho en la cena. Pero. Hay peros porque venir de visita es lo menos, de verdad, es antinatural, todo concentrado, una montania rusa emocional que me pega pesimo. Comi con Max en Sudestada y ahora voy a tomar cafe con mi madre. Espero que me llame la Shama despues y me levante un poco la grisura.
Hoy cumplimos 10 anios con marido. Diez anios de conocernos. Claro que desde entonces estuvimos juntos aunque mucho separados. Ahora, de hecho, cuando lleguemos a Mexico se va muchos dias. Primero a NY y despues a Miami. Triste. No quiero estar sola. Ademas, fui a apostillar y no pude y tengo que pasar por Uriburu y todo me parece tan dificil e infame que quiero llorar mas todavia. Son angustia y tristeza imbrincada. Tengo problemitas cuando la gente no me quiere. Labilidad. La perdida de amigos y esas cosas me pegan pesimo. Pero bueh, es cualquiera.

Marido.

Entro y supe que era el. Lo seduje ni bien se acerco a donde estaba. Tenia puesta una pollera azul y una musculosa blanca. El unas zapatillas Adidas horribles sin talon y una camisa con belcro (!). Apretamos a la hora, enfrente de todos. Las hermanas de Cris, de quien era el cumple (en la casa del papa de Joy, que tambien cumple hoy) no podian creerlo proque el pibe me metia la mano enfrente de todos. No cambio. Yo tenia 23. El 30. A la 1 y cacho (habia empezado temprano) busque mis cosas, baje y le dije: vamos? creo que mi impunidad le gusto. Y nos fuimos a su casa. Ni bien entramos vi la bolsa de palos de golf y me pregunte que onda. Era chiquito, con muchas cosas amontonadas, discos, libros y los sillones vintage. A las ocho, cuando dije que me tenia que ir (obviamente vivia con mis padres) quiso acompaniarme y yo NO ME LO PUDE CREER. Nadie nunca habia querido acompaniarme a mi casa. Ademas, era pleno dia. Nos vimos al dia siguiente, fuimos al cine: Chicken run y despues a comer a NOLITA. Al otro dia era el cumple de Alex y creo que fui a su casa despues, muy fumada a ver Mision imposible. Habia comprado helado y palomitas. El sabado fuimos a cenar a lo de, justamente, Male y Andres y tambien estaba Vir. Era la despedida porque marido se iba a Miami al dia siguiente (a ver que onda).

Me enamore con el desayuno que me hizo el viernes. Tazon de cafe con leche, tostadas y jugo de naranja en una bandeja a la cama. Era la primera vez que un pibe hacia algo asi por mi. Llegue y le dije eso a mi madre. Se preocupo porque eso mismo le habia dicho ella a la suya cuando conocio a mi padre. Las historias, sin duda, se repiten.

Al pibe lo amo mas que nunca y me cae mejor que antes todavia. Me parece un groso. Y cuando esta bien es encantador. Somos uno. Hay equipo. Diez anios y tres hijos despues.

La tristeza corre por otro carril, claro.

En fin, chicos.
Asi las cosas.

viernes, 24 de diciembre de 2010

hola bs as: vos y yo ya tenemos una relacion mucho mejor

Porque un gran dia como el de ayer, te reivindica cualquiera cosa, posta. Marido se fue temprano, despues de que yo, santa esposa divina y gauchita, bajara en vestidit sin nada abajo a comprarle las medialunas mas caras de la historia. Le traje una docena y no estoy segura de si se comio 8 o 9, no, no exagero. Ocho o nueve medialunas se manduco sin culpa y cuando fui a decir que venia Oti a desayunar y que la idea era que fueran para "todos" ya era demasiado tarde. Eso que no estaba el Coco, eh. Finalmente llego Oti y no paramos de hablar en todas las muchas horas que estuvimos juntas, basicamente transportandonos porque a la pobre la tuve literalmente de aca para alla (entendiendo aca como la casa de mi suegro y alla la casa de mi padre) mientras arrastrabamos hijos menores y hablabamos con ese efecto que tienen las comunicaciones hoy, como si fuera todo de toda la vida y con muchos temas en el tintero. Finalmente yo la semi acompanie hasta Las Heras y ya tuve que pegar la retirada para comer con Flory (aka coachie) en el Museo Evita (en donde comi por segunda vez en la semana) para reirme sin parar y pensar que las relaciones que fluyen y divierten son incomparables. El lugar es divino, esta vez me avive y pedi menu (light!) y me encontre (porque aca siempre siempre te encontras con gente, vayas donde vayas) con el ex marido de mi maestra de piano que no paraba de hablarme anque cuando yo ya me habia reincorporado a nuestra mesa. Reimos, hablamos del fastidiometro, sacamos las fotos mas ridiculas y copadas y nos subimos a cocinarnos al auto de coachie, ni del sauna salimos tan transpiradas. Hacia MUCHO calor. Destino: Eterna Cadencia. Nos instalamos en los sillones de atras, tambien me encontre con conocido y despues con novia de conocido a quien, en realidad, ubicaba de la facu y hablamos con Flory como si recien empezara todo, ahora con el aire acondicionado que hacia la vida mas agradable, claro. Despues tome un cafe con Pablo, que basicamente me dijo que yo deberia tener un restoran (!?) y que mejor que no me separe porque son un combo inubicable (muchos mas !????). Pero la pase bien, fue muy agradable y me fui con un buen libro para leer cuando mis neuronas vuelvan a funcionar. De ahi parti rauda a resctarar hijos a lo de mis padres quienes al final invitaron a los grandes a cenar afuera y a dormir ahi con Lara, mi sobrina, asi que me vine con el pequenio divinor que tengo por ultimo hijo, le cambie el panial y lo meti con su mamila (asi le dice le, mamila) en la cumi. Por suerte se durmio sin problemas y yo pude tomarme el taxi para encontrarme con Ceci y caer al Lala's Hotel y reir y reir mientras comia una cantidad de porquerias sin control y tomaba coki con las no se cuantas gallinas que supimos conseguir. Tan diver que cuando le pregunte a Dholo que hora era en el taxi casi me desmayo con sus: las tres menos cuarto. El #bloxxamor levanta cualquier cosa de verdad, el gesto de como podria quedar marido si se comprara una vespa de Charlotte me sigue haciendo reir sola aun hoy, muchas horas despues. A todo esto, marido volvio a las 5.30 (!!!!????). Cuando llegue lo llame y supuestamente venia en un rato. Desperte y sin saber la hora iba a volver a llamar pero justo escuche ruido de llaves. Ahora sigue durmiendo. Ya se que es todo dudoso pero igual soy de las que piensa que la gente piratea a las 3pm no a las 3am. En fin. Que sea noche buena me parece lo peor, de una bajeza infame, un torre pero ni modo resulta que me reproduje a lo loca y ahora no tengo mas remedio que aguantar el circo con altura. Maniana supuestamente vienen las chicas a Cardales pero no estarian contestando el mail.

Bueno, ya somos amigos de nuevo y pensamos que podriamos vivir aca. Fue solo un miercoles nefasto y nada mas.

Asi que chicos, pasen una buena Navidad, sean felices, estemos en paz (ni desarrollo sobre conflictos sociales, etc etc etc porque...nos vamos de tema, claro) y nos vemos en estos dias.

Asi las cosas.

jueves, 23 de diciembre de 2010

quiero quejarme

Mucho.

Venir de vacaciones a Buenos Aires es un bajon. Eso. Todo es antinatural, concentrado, extraniado. No tengo otra actividad mas que hacer vida social (!). Es ridiculo. Un poco sufro. Y solo lo puede entender, supongo, alguien que vivio afuera. Y lo peor, lo que mas me preocupa y me angustia, son los chicos. Se empiezan a poner rispidos, malhumorados, feos. Es como cuando la gente toma merca: se enrarece. Bueno, un efecto parecido (si, ya se que es cualquiera!). Hasta hace un rato todavia no sabiamos que se hacia maniana, un bardo. La familia extendida es una institucion fallada, conflictiva, complicada. A mi igual todo eso me resbala un poco, eh. Soy demasiado pescado frio. Y compleja. Aca creo que me doy cuenta de que soy mas compleja de lo que pienso. Pero buena onda. Y buena. En fin. A marido casi no lo veo, esta agotado, no quiere coger (!?). Pilas Pipu, la humedad re da...y tengo el narcisismo necesitado. Por lo demas, no salgo de noche (excepto hoy que tenemos bloxxamor! emotion y complicaciones con los ninios, eso si porque marido labura hasta tardisimo). Ah, quede en ver a Flora. El veinticinco asadet con las chicas en Cardales. Cope. El domingo creo que ceno con todas en Hermann, es el cumple de la Crishun. No hubo acuerdo sobre el regalo. Todo es un toque compli aca eh. Al margen de venir de visita. La gente es malhumorada, maltrata sin complejo, sin tapujos. La chica que trabaja en lo de mis papas es el ser mas seco que conozco, no afloja NUNCA, todo lo contesta como el orto y a todos les parece normal (?). El taxista ayer tambien andaba con su malhumor al viento, naturalizado, ajeno a lo improcedente de su accionar. Todos tenemos derecho a estar como queramos pero esta bueno relacionarse desde otro lado con el mundo...supongo que me acostumbre a otro trato, otro paradigma y este me tiene harto confundida. Pero igual: creo que no esta bien. Si no fuera que soy de aca, no elegiria Buenos Aires para vivir. Pero: soy de aca. Y necesito estabilidad y no venir mas de vacaciones. En fin. Me quiero ir corriendo pero a la vez, quiero quedarme para siempre...se entiende?
Ah, por cierto, estan todos muy impuntales: sepanlo. No es bueno. Creo que el trafico se emputecio y la gente no lo calcula. Calcula como hace diez anios. Detesto esperar con toda mi alma pero pareciera ser mi sino.
Bueh, me voy a leer La Nacion!

Asi las cosas.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

hola sí, soy JB en el día en el que preferiría irme a mi casa

A un millón de anios luz...ah no, sí, sí, siempre quiero venir pero después me doy cuenta de que todo es demasiado complejo y me arrepiento, claro. Bueno, pasaba a decirles eso, espero que la merienda con Ceci me ponga de buenas!
Así las cosas.
Con ganas de escapar.

cruzada

Asi me levante, con una sensacion rara, mezcla de distintas cosas. Tuve insomnio por segunda noche consecutiva y eso: destruye. Enrarecida. Pense en la gente que antes veia mucho o si o si y ahora ya no veo para nada o no se si voy a ver. El desinteres de la otredad me pega mal siempre. Por otro lado, imponer las reglas me sale bien y facil y despues me arrepiento, tambien siempre. La tension de poder pero no querer evidentemente no la manejo, como no me dedico a eso en terapia, tengo que pensar sola. Uf. Pesimo. Complicado. Pensar una cosa y hacer otra. O no, mejor dicho, no pensar. La accion rectora, el pensamiento posterior, la epifania tardia. Yo lo unico que quiero es estar tranquila. Llegue tarde.
Marido se fue a las 6.30am ayer y volvio a las 10.30pm. Yo estaba en la cama ya, habia cenado con mi suegro y los dos menores, habia hecho muchos cosas en el dia y no podia mas. Coco se fue a grabar con el y le tocaba pequenia actuacion. Estuvieron sus primos mayores tambien. Tita fue a la colonia. Tengo que ir a apostillar documentos y a firmar mi titulo a Uriburu 950. Y recuperar el eje (?).
Marido al final se durmio, yo me levante a comer chocobolas (mi hermana le trajo a marido una bolsa con frutas secas cubiertas con chocolate y yo me como las pasas que me copan) y despues me di cuenta de que el problema, al menos uno, era que tenia calor...intente prender el aire pero no anduvo. No se, no entendi. Cansancio. Me habre dormido a las 3am. Pero antes mire el programa de Fantino, mon dieu, es increible. A la noche no puedo leer, hacia calor, marido dejo prendido ahi y me entregue. Es todo TAN cualquiera que no me la creo. Este es el dia en el que me quiero volver a mi casa, siento que nadie me quiere, hace calor, los chicos se pelean y mi mundo entra en caida libre. Despues se me pasa, claro.

En fin, chicos.
Asi de confusas y sin tildes las cosas.

lunes, 20 de diciembre de 2010

uy

Acabo de llegar a lo de madre, hago caminar mucho a los chicos. Está bien pero yo también me canso. Primero pasamos por la puerta de Voluez Bar y salió marido que desayunaba ahí a saludar, entramos veinte segundos, después me di cuenta de que su buen humor se debía a que ama las medialunas y el café con leche del reducto. Estaban dos conocidos, él era mi novio de sala de 3 y ella iba al colegio, fuimos amigas en segundo, cuando se cambió de la tarde a la maniana...la última vez los había visto en el casamiento de Santi hace 9 anios. Su emoción fue nula, estaba por irse a parir y claro, le da lo mismo si vivo por acá o en México. En fin. Después cambiamos guita y caminamos hasta Carrefour (de marido nos despedimos al segundo, en Bs As da todavía menos pelota que allá, me pregunto cómo seríamos acá...dudas). Compré galletitas y un budín porque a la tarde vienen mis amigas con sus hijos a merendar, dos shorts para hija que no tenía con qué ir a la colonia, paniales y toallitas húmedas más un par de ojotas para Milo. Me pareció caro pero no sé si no lo mismo en relación a Mex. No termino de darme cuenta. Eso sí: la ropa palermitana es un robo a mano armada. Ayer, de hecho, tuvimos que ir a comprar bermudas porque marido no trajo ninguna (?), creo que confió en que yo las había puesto en la valija, dejamos un órgano en el Felix de Palermogólico a donde, por cierto, es imposible ir los fines de semanas pero BUEH, queríamos caminar y es el destino más fácil para mover las patas (excursus! acabo de abrir un cajón y apareció el cassette de El amor después del amor, creo que es el que me compré en el 92, a fines, cuando salió!), nos encontramos con la Shama y después con Fercha que se vino en bici con zuecos (!) desde Boedo. Fer es lo más, la foto nos la tomó ni bien se bajó del rodado. Nos reímos del atado de refugiada iraki que llevaba hecho un bollo, le prestó la bici a Coco que la usó todo el camino. Paramos a comprar cerezas y pelones y finalmente llegamos, un toque destroy de tanta voltereta. Yo iba con la carreola, charlando con ella a la que TODOS los pibes se daban vuelta a mirar (no sólo es un minón sino que además anda con shorcitos verdes y una musculosita...). El contraste, chicos, es desgarrador, obvio. Pero no me hace sentir mal. Es todo amor. Antes habíamos comido en parrilla con kinder, padres, cuniadit y novio más toda mi prole. Somos bocha, después heladet en Volta. Y de ahí a caminar.Siempre hay conocidos en zona.
El sábado llegué semi exhausta, sin haber dormido nada en el avión, teniendo que llevar a Milo a upa, comimos unos ravioles acá, pasamos a dejar las valijas por lo de suegro y finalmente padres se quedaron con hijos mayores y kinder y yo fuimos al evento libreril de Bulnes y Corrientes en el que leía Danixa. Había bastante farándula bloguera (Dani, obvio, llegó Ceci con Renata, Martín e Inés, Clara y seguramente algún otro etcétera que no te manejo). Al rato llegó Fer y nos tuvimos que ir a buscar a Coco, después caminamos a lo de suegro con unas milanesas para los chicos, se las hicimos mientras Fer charlaba con suegro, después pedimos una pizza y nos quedamos charlando las dos solas (Emi y Celi finalmente no pudieron venir porque viajaban al día siguiente y se les complicó). Fue como si el tiempo no hubiera pasado, posta. Nos cagamos de la risa y creo, al menos yo, que nos dimos cuenta de que seguimos siendo amigas por hoy y no porque cumplimos 20 anios de conocernos en un par de meses. Fue groso. Además, es la tía copada, los chicos ya la aman mal porque se prende de verdad dibujando, ayudando con la bici, sacando fotos, tiene unas pilas alucinantes. Hoy nos vemos todas. Antes tengo taller y a la noche cenamos con todos porque viene mi otra hermich de Suiza. Igual a hermi ami la re extraniamos. Me doy cuenta de cuánto menos sentido tiene internet acá. Obvio que si viviera todo sería distinto pero...bueh, no estoy para sacar conclusiones. Excepto que: el argentino y el oriundo de países limítrofes tiene el superyo bastante daniado (no soy sólo yo, eh) y te dice cualquier cosa, además de que es simpático e informal y bastante maleducado. En fin. Es raro vivir afuera hace tanto tiempo, todo es propio y ajeno a la vez, anque mi identificacón oficial para mostrar en el super (hace mil anios perdí la cédula y uso la lic de conducir de Méx).
Qué más te puedo contar? No sé. No me concentro, tampoco traje libro pero no me da el bocho, los chicos se ponen super demandantes y son bocha.

Ah, nadie me chatea (casi). Está bien, supongo que tiene lógica.
Bueno, guys.
Así las cosas.
Verano portenio.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Fer nos retrata por Palermo

Yo soy un monstri pero la foto esta linda. Estoy MUY cansada para escribir. Pero...ya hare un recuento.
Asi las cosas!
Familiares.
Ah y Fer es todo!

viernes, 17 de diciembre de 2010

y ahora que sólo queda esperar, quiero comer chocolate

Mmm. Obvio. Ahora sí ya hice todo. Bueh, me falta cerrar el candadito de la valija grande. Tuve que repartir porque los de Lan sólo te permiten 23kgs por cada bulto. No sé si la valija grande pesa eso, no tengo balanza pero me la juego porque no tengo opción. La chica, claro, tampoco. Le metí mis patines, seh. Pienso ser patinadora oficial del country en donde padres alquilaron casa. Ah, esa no te la conté. Bueh. Para mí es cope. Pile, sol (que no tomo ni que me pagues), asfalto plano en donde deslizarme y garantía de hijos cansados. Estrés también por el tema bebé y agua (uhhhhh, voy YA a meter los flotis que me estaba olvidando)...no los encontré: pésimo. Ayer me despedí de Lisa y no lo puedo creer. Me senté con ella a charlar, igual que hicimos hace 6 años, en su casa, con los nenes jugando alrededor. Roberta todavía no había nacido y ni hablar de Andrés y Camilo. Somos dos sobre reproducidas. Se va, así nomás, se va como amenazaron durante años (ellos también) y yo me quedo en la plazuela, sintiendo que una parte de mi México se evapora. Ella nunca pudo soportar el suburbio. Yo al principio tampoco, lo sabemos, y ahora no quiero estar en ningún otro lado, todo lo citadina que creí que era fue parte de una farsa. Dame verde, dame paz. En fin. La cuestión es que fue un hasta luego, nuestros hijos crecieron juntos, se vieron mucho, se pelearon y se amaron alternadamente y las dos tuvimos siempre la confianza de llamarnos para pedir lo que fuera. Hubo tráfico de las cosas más inverosímiles por la plazuela en estos años. Ayer abrí su heladera por última vez con la impunidad que me caracteriza y pensé que no me queda en la ciudad ninguna amiga con la que me permita esas cosas (teniendo en cuenta que Pau se va porque con ella hago lo mismo, claro). Bueh, sí, lo hago en todos lados, ya sé. Pero no con esa libertad de abrir todos los tapers y meter los garfios para probar: no es lo mismo.

Entonces, hago tiempo. Cosa que es casi mi estado de naturaleza. Aunque seguramente en el 2011 cambie. Y dejo la compu finalmente, con pesar y dudas. Y hablo con marido que sigue averiadísimo y pienso por qué no se abrigará más porque tenés que entender que muy en el fondo de mí, hay una idishe mame. Ah y fui al club en pijama sólo que: me olvidé. Es decir, fue adrede pero me acordé cuando vi mi reflejo en un vidrio y hablaba por teléfono con Flor y le conté y me crucé con el coordinador deportivo que, obviamente, no se privó de hacerme un comment.

En fin. En Bs As son tres horas más. Tengo que acostumbrarme.
Ahora sí, chicos.
Los veo ahí.
Así las cosas.

son horas de tensión

Por lo general, a esta altura no tengo que hacer nada. Bueno, esta vez no se cumple. Tengo que hacer de todo: trabajar, terminar el equipaje (creo que voy a tener que repartir en dos valijas, cosa que no quería), buscar el DNI en la embajada, buscar a Coco en la escuela, meter las cosas de tocador, comprarle un regalín a marido que me olvidé (?), terminar de armar la mochila con la que viajo, decidir si llevo o no la compu (me estresa el tema! es así: en lo mi de suegro hay una clave para el wi fi que nadie sabe por lo cual no puedo conectarme así que uso su lap que está siempre ahí), es un espanto estar sin la propia compu. Es estar desnudo por Palermo. Es que te falte un ojo. Es una pelotudez pero es cierto. Tampoco uso mi iphone ahí así que es una desconection total (cosa que, por otro lado, no está tan mal...). En fin. Dudas. Por cierto, ya tengo mi nuevo número de tel. Ni siquiera le presté atención, después de tener toda la vida celularesca el mismo, ahora es...ridículo. Pero bueno, mi madre firmó la venta de la casa de mi abuelo, la casa en la cual vivió desde los 7 años. A mi marido no lo veo más hasta el domingo a la mañana, fui a llevar a Tita a la escuela con el pantalón de pijama de elfantitos y la campera azul y colorada que parece un frazada más zapatillas viejas de deportes por lo cual, cosas ridículas sobran en mi vida (y podría seguir enumerando por mucho rato). Bueh, basta. Tengo MUCHO por hacer de verdad. Esto no da para más. Posiblemente los vea ya en Buenos Aires o un rato en el lounge de Amex, nunca se sabe. Dependiendo de qué hago con la compuch.

Ahhh, pero antes tengo que hablar un poco mal de marido que no quería que Mau me llevara al aeropuerto. Man, viajo con TRES pibes, tres 3. Es un delirio. El vuelo hace escala. No sé, haceme UNA fácil. Él tiene show por eso no viaja conmigo. De hecho iba a viajar el 22 pero adelantó por grabación en BA. En fin. Marido, ya sabemos, juega en otra liga, a todo nivel y yo soy la que se ocupa de la prole.

Por cierto, mi hijo menor es lo máximo. Un muñeco. Es la mascota de todos. Te lo morfás.
Y el último AH: llego gorda. Quereme igual.
En fin.

Así las cosas,  chicos.
Viajeras (estoy HARTA de viajar, lo detesto, detesto el te

jueves, 16 de diciembre de 2010

los pre viajes: bueh

Estoy pensando en los premios BUEH que deberíamos entregar con coachie. Fue un año terrible en muchos sentidos y muy gracioso en otros, el chat fue un refugio increíble. Nos reímos en conjunto de nuestras miserias y ponemos los mejores sobrenombres del mundo. Coachie es todo. Al final no hicimos el podcast que pensaba colgar acá porque soy medio lela con la tech. Ya lo haremos. Quién dice, en Bs As. Altas ganas de calor. El frío me tiene las pelotas por el subsuelo. Marido está pésimo, de hecho, nunca lo vi así. Llegó ayer hecho una piltrafa, temblando y diciendo ay ay ay. No termino de armar la agenda, me da fiaca. Me estresa y con lo de ahora tengo suficiente. Además, marido en cama. Lo cuido como la esposa abnegada que no soy. Tita tampoco fue a la escuela porque no está del todo bien y no quiero que caiga. Ayer, Mariel y Luzma le hacían brebajes y pociones, antes estuvieron Ile y Xime. Todo tan distinto, todas pilas, con proyectos y con mil hijos. Porque nosotras, literalmente, te damos mil hijos. Está bueno, algo haremos juntas, la liga de las madre pro. Fue la despedida. En Bs As ya sé que el martes veo a Pau y a Marian, la otra parte del grupo disuelto. A todo esto, Mariel consiguió dpto, se muda la semana que viene. Al final, la vamos a extrañar, obvio. Me gusta el bardo en mi casa. Con marido llegó hermi, y después de despachar hijos, cuidar marido, etcétera, nos sentamos a hablar. Esa tendencia familiar a no enojarnos, es genética. Y la seguridad de la familia. Mientras hablábamos me di cuenta lo feliz que aprendí a ser. Yo, que conozco las profundidades del pozo, que tuve relaciones íntimas con la miseria más absoluta, de repente siento que puedo ver la vida con brillo y me parece tan increíble como que Bs As no es mi ciudad.

Somos muchos. Debería arrancar.

A todo esto, soñé que recibía mail ridículo de escritor mientras esperaba a mi marido que no llegaba (yo estaba con un carro lleno de compras de super) y en eso aparecía un grupo de militantes del PO entre los que estaba un compañero mío del colegio que ahí sigue y tomaba la palabra Rapo (de la sexta), se unían mediante una manta blanca (?) y también estaba Altamira presidiendo el encuentro. Sí, todo muy cualquiera. Mi inconciente no está atento a las prioridades.

En fin. creo que me quedaron un par de cositas más en el tintero. Tengo que comprar más tequila, teñirme, trabajar y cuidar a mi pobre maridet.


Buenos, chicos.
Así las cosas!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

final countdown freezada

Puta, qué fuckin frío, eh. Nos pasamos la tarde de ayer en la cama. Marido llegó hecho mierda, yo ya estaba hundida bajo el edredón, de onda. Se ofendió no sé por qué pero cuando le llevé la sopita y la estrella de agua caliente, se le fue pasando. Después Luzma le hizo consomé y volvió un poco a la vida, más los dos tylenols. Pobre, era un despojo. Teníamos una posada y, obviamente, no fuimos. Una pena, sigo con ganas de tomar ponche y parece que me voy a quedar con...Hoy pasan Xime e Ile un rato, paso después yo tal vez por lo de Lisa un rato a despedirla, se van el 20 a vivir a Palo Alto por lo cual cuando volvamos, ya no van a estar. Y después viene hermi a cenar, también de despedida, me la cruzo sólo unos días en Bs As, antes de irme. Y así todo. Me gusta estar con marido vegetando, me gusta tenerlo cerca, apapacharnos, cuidarlo. Le hice unos fideos con crema y queso de cena, medio gratinados como le copan. Lo crocante en esta familia cotiza alto. Dormí mal. Tengo sueños ridículos y perturbadores. En mitad de la noche marido hizo refill de la bolsa de agua caliente y fue todo muy complejo. No sé si es el viaje, el frío o la cama rota sostenida por libros. La cultura te sostiene, dijo marido, y yo tardé en enteder. Mientra desayunábamos agregó: sos particular. Un clásico suyo. Siempre le contesto lo mismo: preferiría no serlo. Bueh, debería cambiarme de una vez, ir al gym (lo tengo completamente abandonado), comprar todo lo que me falta y digo TODO. Y después trabajar de una buena vez para terminar antes de irme. Delay.

Bueno, chicos. No sé, tengo la cabeza desordenada. Me da mucha mucha fiaca la movida, dejar la casa, el avión, las valijas. Soy cero fana de viajar por todo esto y mucho menos con familia. Es un karma. Pero: ni modo.

Bueno, guys.
Así las cosas.

vayan, yo RE iría

martes, 14 de diciembre de 2010

fin de fin

Estoy sentada en el club, me hace acordar al año pasado, venía a escribir acá mis columnas sobre sexo. Estaban buenas. Me divertían. No hice deporte. Soy una lacra, lo sé. Pero salí temprano con todos: Simón, Tita y Mariel. Dejé a hija en la escuela, estacioné a la vuelta de la embajada y Mariel siguió su ruta, advirtiéndome que no vuelve hasta la noche. Ayer fui a la embajada a lo del DNI pero en lugar de llevar el DNI de Coco llevé el de Tita. Quemada MAL. Así que lo devolvía a la escuela y me fui...a sí, a Antara. Compré regalos de adultos, liquidé unos cuantos temas y sólo me quedan los de los niños. Antes de irnos a la mañana se cortó la luz...no es momento. Llamé al electricista, el tuerto que también es plomero y no sé si a causa de la falta del ojo o de qué, me dejó una canilla al revés. Tuvimos que esperar en la puerta de la embajada porque era temprano. Había una chica, jovencita, le preguntamos dónde había un café y vino con nosotros a comprarlo. Le pregunté vida y obra. Nació en Bs As pero vino a los cuatro meses, se va a la San Andrés a estudiar Relaciones Internacionales porque acá no puede ser diplomática por no ser mexicana ni hija de mexicanos. Viaja todos los julios, la madre piensa un día que se tiene que volver ya y otro que se queda para siempre. Me sentí muy identificada. Estaba ahí para dar un exámen. No la vimos más. Adentro, era un zoo. Un tipo de 42 antropólogo que parecía con mono de alguna droga dura y después de que caminamos con Coco hasta el banco a pagar y de pasada nos compramos unas barritas de cereal, había un chabón muy chabón, jovencito, rosarino, hipón, al que le habían robado todos los documentos en la playa. Pobre. Tomaba mate con un amigo mexicano.  A todo esto, al empleado, buena onda, le chiflaba bastante el moño. Supongo que estar en contacto con argentinos que hacen trámites todo el día te deja así. Igual: muy paciente. Tardamos casi dos horas y todavía lo tengo que ir a retirar pero digamos que tengo un tema menos.

Dormí mal. Mi psicóloga me contó que tiene un problema que se acerca a una problemática mía y me pegó pésimo. Pesadillas horribles. Que me implicaban en cosas extremas de ella. Me pregunto si mi inconciente no tiene nada mejor que hacer. Marido a todo esto se sentía mal. Tuvimos que poner tres libros gordos para que sostuvieran la cama quebrada. Eso no ayudó, claro, a mi bien dormir. Estoy un poco pasada. El tema valijas me da hueva, el tema regalos y laburo me estresa y el tema avión sola con los tres ni siquiera puedo pensarlo. Además, tengo que hacer unos cuántos trámites horribles una vez ahí pero prefiero no pensar. Mejor me alegro con todos los amigos que voy a ver, a Fer y a Flora que no las veo hace años. Voy a conocer bebés nuevos y muchos etcéteras.

En fin, parto.
Así las cosas.

lunes, 13 de diciembre de 2010

¡qué frío!

Leí en tuiter que hay 3 grados. Es muy poco y se siente. Abajo del edredón, no, claro. No me levanté ni una vez, el bebé no lloró, todo seguidito sienta perfecto. Quejarse por el frío es ridículo es inevitable. Más en esta ciudad en la que no estamos acostumbrados, el clima es benigno y cuando se extrema, sorprende. Pasó el finde, bien, copado, tranquilo. Marido llegó recién a las 3pm, después de haber jugado tenis y de haber pasado por el super. Prendió el fuego, vinieron los A a comer. Ultra familiar. Es la familia, como con los B. Podemos estar todos en el mismo ámbito, cada uno hace otra cosa. Walter durmió, yo armé rompecabezas, Lau leyó revistas y marido se ocupó del postre de manzanas y de la fuenta de vidrio que se rompió en el horno. Los chicos mientras jugaban. Después todos se coparon con el rompe y se plegaron, llegó Mariel con el novio y se sumaron. Se fueron los A, se quedaron los hijos teen (no logro que lave un puto plato, no sé qué pensar...), se fue el novio y nos quedamos los tres hasta las 11pm, terminándolo. Fue muy satisfactorio. Encontré mi actividad en el mundo. Siempre me gustó, desde chica, armar rompecabezas pero hace un par de años había comprado este y nadie se había copado. Ahora que Coco es grande y puede participar, y que los demás se dieron cuenta de que está genial, encontré el modo de conectarme con la gente mientras hacemos algo. Es un desafío que me gusta porque es en equipo, no los unos contra los otros. La pasé bomba. Y eso que era horrible y difícil por lo indiferenciado de los tonos. Después cuelgo foto si es que puedo encontrarla en mi compu.

Por lo demás, ya sabemos: nada.

Ah sí, finalmente la cama terminó de romperse. Me había olvidado. Algo vamos a tener que hacer a nuestra vuelta. Fue un regalo de casamiento de Hugo Moser y Stella Maris Lanzani (ya lo conté alguna vez, sí, ridículo) y venía con un cartel que decía: "Para que sigan haciendo muchos hijitos". Lo peor es que le hicimos caso. Era una cama lindísima, de Laua O, de madera clara, baja, simple que ayer, se terminó de quebrar mientras garchábamos (gran finale). Parece el fin de una etapa. ¿Nos hará mal dormir en la cama rota? No lo sé.
Sigo sin haber comprado un puto regalo. Luzma acaba de entrar, tengo que bañarme YA porque a las 11am tengo que estar con Simi en la embajada, renovando DNI. Plomazo. Después pasaré por Antara, comeré con Iván & Co, iré a la psico, buscaré a Coco y volveré tarde a casa. Me paso muchas horas con Milo y debo decir que ese pendejito me tiene loca de amor. Es ultra simpático y personaje.

En fin, chicos. Ya hice de todo y el día recién empieza.
Así las cosas, muy findeañeras!

sábado, 11 de diciembre de 2010

viernes, sábado

Bien. Lindo. Nos queremos de nuevo. Fue una semana productiva. Ayer salí al parque con los chicos, después vino Flor y entramos con María a tomar un té. Fuimos con Mariel (laprofesoradepiano) a la produ, al asado de fin de año y debo decir que la quise. Nos trajo un tequila añejo de regalo y me contó algo de la escuela. Es una pianista grossa, el mejor puntaje de la Royal en México (ya lo conté, ¿no?). El asado estuvo lindísimo, comí sandwichitos y chocolatitos gringos en formato mini. Hablé con Tuchi a quien no veía hacía años, con Juampi (como siempre), bailé un poco con hermich. Y volví sola manejando, escuchando música fuerte. Me desperté tempras pero me volví a dormir, profundamente, enroscada con marido.
Salimos rápido hacia Tercera edición. Había muchos libros lindos, era en el museo Carrillo Gil que es precioso y no lo conocía. Cuando nos íbamos llegó Iván y nos regaló Mental movies y un libro divino de él, Lorena y Esteban. Ya de vuelta, en el coche, me acordé del 99, salíamos en parejas, yo con mi novio de entonces, Lau con el suyo y Lore e Iván. Noches en bares del centro. Pero más me acordé de una tarde, creo que era diciembre, yo me iba a Europa a los pocos días con Fer y nos tomamos juntos unos daikiris en la terraza de Million. Eran unas lindas épocas. ¿De qué hablaríamos? Qué jóvenes.
Después fuimos a la fiesta de amiguita de Roberta, a la misma a la que habíamos ido hacía un año y marido se había sentido pésimo, pensamos que tenía influenza pero no. Hacía mucho frío. Hoy no tanto. Charlamos con la misma pareja, él trabaja en Relaciones exteriores, vivieron en Bruselas y Montevideo, son macanudos. Estuvo bien, comí muchas pescadillas y unos bichos de la paella. Me desalienta mucho que en las fiestas mexicanas hay poco dulce, es algo rarísimo, no es del interés. A mí me hace falta, igual me indigesté con tres pedazos de pastel de zanahoria, rico. Marido pasó por panadería top a comprarse cosas porque necesitaba una alegría. Ahora bañaré hijos y después veremos pelis. Fue un día plácido y feliz y lo agradezco. En el coche jugamos a un juego artesanal de preguntas que compramos en la feria, Coco ya es grande y divino. Los amo. La familia la rockea.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Ah, vi un montón de libros de gente conocida y me copó. Todo Mansalva, algo de EC, algo de Siesta, cosas viejas de B&F, Vox, etc. En fin.
Más así las cosas.

viernes, 10 de diciembre de 2010

estoy tristona

El efecto ida de Pau no se me va. Ahora está en Bs As y yo no puedo creer que este vacío vaya a ser eterno. Angustia. Igual, tengo que reveer mi año y para eso he estado yendo (no hay otro modo verbal que funcione) a la psico todos estos meses aunque...creo que tengo que reever más cosas. Amaneció con 0 grados. Esto no está bien. Nada bien. Se me congelan las tetas. Estoy caída, me pasa mucho de no querer tener todo esto adentro. Marido me abraza en la puerta del baño y le digo una vez más: no me dejes. Se ríe, me dice que soy un peluche y agrega ¿por qué te voy a dejar? Le digo: el mundo es hostil y asiente. También le digo que se cambie la camisa, esa tiene tres años y la gastó. Me hace caso, se pone una nueva. No voy a hacer deporte. Pero voy a ir al sauna. Terminé una cosa, me queda otra pendiente y los regalos (todos) y las valijas. El tema regalos también me da angus. Y sin forma de pago. En fin. Mando mails. Tengo que leer cuento navideño en el salón de Tita. Pidieron voluntarios, me ofrecí. A la tarde meriendo con Flor y seguramente María, voy a ver si compro algo rico, nunca hay nada...pensar que cuando llegué era Sara Key.

Me levanté con esto en la cabeza: menos mal que no se pueden leer los pensamientos. Un par de veces consideré que podía estar bueno. Ya no. Imaginate. Desastre total.

En fin. Con estas reflexiones delirantes y odiándome levemente, me retiro.
Así las cosas, chicos.

jueves, 9 de diciembre de 2010

un mal día en la comunidad

Bah, pésimo. Estuve de malas todo el fuckin día, trabajé y chatié alternadamente. Hundida en el sillón, contracturada y muerta de frío. Mariel me pinto las uñas (insistió) mientras chateaba con coachie y con Vir. Me dijo: adicta. Es la semana en la que mucha gente me piensa en voz alta, represión, chicos, represión. A eso de las cinco pasó María y salimos con los nenes al parque. Hacía mucho frío. Hacía tiempo que no salía y no veo que vaya a salir. No se me va la tristeza por el asunto Pau. Siento que voy a volver a tener otro año duro y preferiría no. Pero: ni modo.
Después atacamos el rompecabezas con Coco, grosso mi hijo, avanzamos bastante y me sigue la emoción nerd cuando engancho una fichita, soy the less. Me gusta poder hacer cosas con los chicos, aunque a Tita le da celos. Mientras Luzma se sentó a platicarme lo que había hablado con el hijo, comentó que extrañaba a sus mascotas y yo, que detesto a los animales, le dije que si extrañaba mucho a su perro chihuahua y a su gato, los trajera (lluvia de ?). No sé, chicos. Es todo cualquiera, lo sé. Marido llegó afectado, cansado y podrido por cosas de trabajo. La vida es un plomo. Y cuando se estaba comiendo su bife con ensalada (el pobre se auto hace su comida pero a mi favor puedo esgrimir que lo relaja) llegó laprofesoradepiano con su novio (hoy hubo muchas clases en casa, incluyendo la de Simi) y les hicimos pequeño show, dije lo pésimo que me parecen los Cold Play y ellos (que son ambos músicos) se declararon fans...en fin. Después se fueron al cine o a comer tacos, hablamos de Biutiful y recordé que la única vez que me fui del cine fue con Ciudad de Dios, había tenido a Simón hacía poco y no soporté la parte en que le disparan a los nenitos. Marido me dijo: bueno, y dejó que me fuera sola. Pésimo. Pero no estmaos para criticar a marido.
Tengo problemas con mi propia interface. Quiero tener a mi familia cerca, sentir cierta protección ante la hostilidad del mundo. Soy el refugio de demasiada gente, ¡quiero uno yo!

Y no mucho más, eh. Mañana es viernes, es el asado de fin de año de la produ (me da un poco de frío, ojalá vaya Juanpi), el sábado tenemos un cumple y sigo sin haber comprado un puto regalo.

En fin.
Así las cosas.

Curso de verano

¿por qué todo se vuelve tan complicado?

Justo ahora que somos adultos, siento una vuelta al 94. Y no está bueno. Lo que sí está bueno es que uno tiene las cosas importantes en las que refugiarse, lo único verdadero. Eso es una tranquilidad.
Me queda rondando el tema de la lealtad. Uf. Temazo. Creo que soy un ente que no da, para mí es un prinicipio rector el problema es que no es de carácter universal. Pero bueno, ni modo.

Parece que los no enojos son imposibles. A mí me molestan las pequeñas traiciones pero no logro que me dure el enojo más de un día. No nací para enojarme, todo me resbala. Me duele que me hagan cosas y después, zas, se me pasa. Soy así desde siempre. Lo que entiendo que no es bueno.

Ahora: jamás me subestimes. 

Antes de ir al gym, mientras me cambiaba, pensé en la relación con marido. Hace dos años que nos llevamos BIEN. Así, bien. Increíblemente bien. Casi no nos peleamos, no hay escenas terribles como antes, no tengo la sensación de que me voy a separar (cuasi inminente durante años), es un terreno de sosiego. Está bueno ser tranquila en un ámbito.

Bueno, chicos, no puedo perder más el tiempo. Tengo páginas y páginas y más páginas. Ayer no fuimos nada a comprar los regalos. Me quedé con Xime y Coco armando el rompecabezas (bah, intentando, eh) y Xime se rió de que soy una nerd, emocionada porque terminamos los bordes, me brillan los ojos. Pero después desistí, a ver si hoy tengo un rato y retomo, me gusta hacerlo con alguien, obvio. La soledad: no es lo mío. Pena los colores ocres y que sea todo tan igual, pone en tensión mi poca paciencia.

Acá sigo: así las cosas.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

we are family


Íbamos a ir a comprar regalos con marido pero no nos dieron los tiempos. Parece feriado, marido vino temprano y se pusieron a jugar al pictonary. Ahora hubo problemas, hijo mayor -de quien sólo me dijeron loas en la junta con los maestros y salí bastante orgullosa- se enojó y llora y se frustra y yo quisiera que se pusiera menos nervioso aunque pareciera que algo estamos haciendo bien. Milo tiene un estilo delicuente juvenil. Reo, quejoso y gritón pero sorprendentemente carismático. Me suspendieron lo que tenía que hacer así que me quedé más tiempo comiendo en lo de Pau con Lau. En un rato viene Xime, sus hijas toman clases de piano con Mariel (en mi casa, claro) y tomaremos algo aunque posiblemente no le de nada porque ¡estamos sin agua!

Bueno guys.
Puede que me ponga a armar rompecabezas con hija.
Así las cosas.

trabajo, hijos, banco, regalos, idas

Vengo del super. Fui con los dos varones porque Coco no tuvo clases, de hecho, en un rato tengo que ir al colegio porque es la mini reunión con los maestros. Un torre. Tuve que suspender la hora del pediatra de Milo por este tema, cualquiera. Pero ni modo.
Trabajo de a ratos, con los chicos dando vueltas, con laprofesoradepiano que viene y se sienta, con Luzma que se queja de algo. En el desayuno, con todos a mi alrededor, lloré. Llore con mucho sentimiento, con puchero, cuando dije que se iban Lisa y Pau. La sensación de momento bisagra, de soledad, de definiciones me pega pésimo. Pau es la persona con la que merendé una o dos veces por semana durante los últimos tres años (más en realidad), la conocí cuando estaba recién embarazada de Bianca que ya tiene tres y medio. Tuvimos un hijo cada una, nos contamos las miserias más míseras, jamás nos faltó tema aunque nos viéramos cinco días seguidos, lloramos ambas desconsoladamente y nos hicimos toda la compañía que uno se puede hacer. Desde el minuto que la conocí sabía que en algún momento se iban a ir pero como el cuento del pastorcito, muchas veces hubo falsas alarmas. Ahora ya no, ahora es real: se van. Y  yo estoy muy muy triste. Aunque sé que uno se acostumbra a todo, a las ausencias y a las presencias con una rapidez insospechada y es lo por que sé muy bien que en Bs As, excepto por mis padres, no se lamenta nadie que no esté. En fin. La cosa es que se van y en mi vida queda un agujero gigante y miro mi celular y ya es la segunda amiga que queda ahí, con su foto y un teléfono que ya no voy a poder marcar.

Me tengo que ir. Corriendo, en realidad. Hay sol y hace frío y estoy así, triste. Incrédula. No van a estar más y yo me quedo sin referente. Vivimos a un par de cuadras y todo eso se acabó.


Así las cosas, chicos.
Desalentadas.
Pero ni modo.

martes, 7 de diciembre de 2010

uf

Necesito que alguien haga algo con los astros, esto es cualquiera. Estoy cansada. Intenté pagar dos cosas con mi tarjeta de débito y me la rechazaron. Estábamos con marido en el Antara queriendo adquirir unas bombachitas trolas de las que me copan pero imposible así que fuimos al banco y nos desayunamos con que estaba bloqueada porque había hecho compras por muuuuuucha plata en Río Bravo, Tamaulipas (?) y los pelotudos del banco tuvieron a bien bloquearla DESPUÉS de las compras. Conclusión: estoy sin forma de pago justo cuando tengo que comprar los regalos navideños y me tengo que ir de viaje. Un torre. Más mucho estrés general. Más que Pau finalmente me deja y se me escaparon un par de lágrimas. Antes ya había llorado con puchero con marido. Soy cualquiera, sí. Y vengo cansada, poco sueño, ya empiezan los insomnios pre Bs As aunque espero que no duren ni se extiendan ahí. Acaba de llegar marido, seguramente tengo más cosas en la capocha pero no me las acuerdo. Todavía me falta leer cuento y ahora acompañar a marido mientras se alimenta. No paro de morfar, llego obesa...espero que me quieran igual. Aunque...no tengo casi agenda, eh. Quiéranmeeeeeeeeee.

Así las cosas, chicos.
Pasadas.

hola chau

me voy al club, ando medio a las corridas. después vengo. igual: cero para contar. no dormí nada, nervios generales. y nada más.

así las cosas, chicos.
apuradas!

lunes, 6 de diciembre de 2010

la comunidad parte mil

Luzma llegó tarde. Estuve skypeando con Pauli, chateando con coachie un rato, lavando platos y haciendo camas. Cuando por fin llegó del médico (es enfermiza o hipocondríaca, no lo sé bien) se extendió contándome todo el derrotero. Yo casualmente estaba en la cocina, aún en pijama, tomando un café de parada con Mar. Mar es Mariel, la profesora de piano a quien tenemos de pupila por tiempo indeterminado y digo indeterminado porque visto y considerando que ayer corrió cama, trajo mesita para la compu y acomodó teclado y demás instrumentos, más que indeterminado debería decir: extendido. Tiene 25 años, es músico, la mejor pianista de acá según los exámenes de la Royal Academy (blah blah blah) y la madre la echó de la casa. A Diego le copa que esté sobre todo porque le parece genial que se haya sentido con la confianza de aceptar mi ofrecimiento. Ya sabemos la empatía y yo, una cosa rarísima. Así que ahora somos siete personas habitando este hogar, siete personas a las cuales alimentar y no sólo en lo material sino pensar en qué van a comer. En fin. Me hace pensar en otras cosas que ahora no voy a desarrollar.
Estoy contenta, ¿te dije? Ah no. Sí, ya estoy contenta porque voy a Bs As y amo diciembre y que haga calor y caminar tardísimo por la calle y que esté lleno de gente y tener taller ao vivo y ver a todas mis amiguis y el #bloxxamor y la casa que padres alquilaron y todo es lindo y copado excepto el tema de comprar regalos que ya sabemos, porque ya todos sabemos todo, que detesto con toda mi alma y soy pésima. No nací para eso. Lo padezco. Imaginate que comprar en general es una tortura, comprar regalos me supera. Pero ni modo. Hoy haremos la carta para Santa que aún no hicimos, estamos con mucho delay. Milo es un personaje de no creer. Mis hijos son muy aparatos. No especiales, no distintos, no brillantes, aparatos. Como nosotros, supongo. Ojalá que la vida igual les sea fácil.

Bueno, tengo un largo día por delante.
Los veo later.
Byyyyyye.

domingo, 5 de diciembre de 2010

patinadora sagrada

Volvimos en el auto escuchando Dance & dense denso, un disco que frecuentábamos mucho mucho antes de venir a vivir acá. A los chicos les copa. Cantamos Frijolero, Changüi a la chichona, etcétera. También nos copan algunas de Eternamiente. Cantamos. Se hace de noche en la ciudad. Se me va la tristeza y vuelve. Los coletazos de no haber estado. Me sorprende Santi con un mail detallado, una crónica que jamás pensé que iba a hacer y le digo que el año que viene, que los dos cumplimos 10 años de casados (cada uno con su correspondiente cónyuge, claro) deberíamos hacer fiesti entre nosotros. Ojalá. Sigo sin poder creer que no me haya tomado un avión y haya estado borracha y drogada con todos. En fin.
Nos levantamos tarde, hicimos desayuno, volvimos a la cama, garchamos con los gritos de los chicos del otro lado de la puerta. Nos bañamos y pasamos a buscar a hermich para ir a CU. La última vez, hace casi tres años, el MUAC todavía no estaba terminado. Cargamos la bici de Tita, la carreola del bebé y mis patines en la camioneta y allí fuimos. El MUAC es divino, vimos las obras rápido con Ale mientras marido y Coco se detenían un poco más, a Simi ya le da la edad, a los otros dos: no. Después pintaron con tinta china diluída y popotes mientras yo los miraba sentada desde unos cosos tipo sillones y el bebé corría por ahí. El lugar es espectacular. Después comimos en el restó de ahí abajo, en la terraza muy divina pero la comida bastante chota. La próxima vamos a Azul y Oro que es el restorán insignia de la UNAM. No se puede creer que sea un museo universitario. No se puede creer lo que son las instalaciones de la universidad pública y gratuita de México. Me engorgullece ser mexicana cuando veo cosas así (?). Después bajamos los rodados y esta vez patiné con mucha más seguridad y un outfit que me hizo acordar a la primera vez que vimos a Babasónicos en el Broadway, circa 1994, era el cumple de Pau y tocaban supongo que Pasto y dentro de la performance había una patinadora con un abrigo peludo. Y yo, que no me rescato nada, fui a patinar con jeans, un sueter sin mangas fucsia y mi abrigo peludo. Sí, no doy. Mi hijo mayor me dijo 8 veces que parecía un mono. No da que cuelgue foto porque es indigna! Pero el plan estuvo genial, después paramos a que se tomaran un helado, llegamos, los varones se bañaron, yo me conecté a la compu a hablar con amiguis y acá estoy, por irme a dormir. Tengo una semana a full, Luzma se siente mal y va a llegar tarde y después de un año de calma chicha, se me juntó todo justo ahora.
En fin, chicos. Me voy a dormir. Estoy knock out.
Así las cosas.
Patinar agota.

es ridículo

la tristeza no se me va. algo que se me estampó, algo de estar lejos que sé que con los días se va a disipar. pero cuando llegue a bs as, ya no vamos a poder retomarlo. en fin. o sí. pau me chusmea mini porque se va a comprar la carne para el asado. fer es buena y me dice que me extrañaron. igual nos cruzamos. ayer estuve todo el día afuera, primero en el club y después en el parque. lisa hizo fiesta de cumpleaños y despedida y vino xime y hermich y maría y josé y comimos quesadillas y había un inflable enorme, pero enorme, eh, un tobogán de no sé cuántos metros del que los pendejitos no se bajaron en todo el día (me tiré una vez con milo y me dio bastante cosa). también había unos pibes armando actividades y unos pequeños areneros que entretuvieron a camilo un montón (horas y horas jugando con unos coladores y palitas). marido llegó más tarde. después, cuando se habían ido todos los invitados y quedábamos solo los vecinos y pau con las nenas, decidieron sacar unas chimeneas portátiles que tiene carmen y al rato también decidieron meter un lomo al trapo (una receta colombiana, somos muy multiculturales en la plazuela) y marido sacó un matambrito y panes y unas frutas secas y vino e improvisamos una cena. estuvo bien te digo que sigo triste. tristítisma. la distancia es esa certeza de estar en el lugar equivocado. aunque no.
después me dormí temprano. hoy hice que marido les hiciera el desayuno a los más chicos (coco se quedó una vez más a dormir en lo de lisa, creo que es la despedida, ellos que son amigos, cuasi primos hace seis años y lisa que fue mi primer amiga en méxico y a xime que la conocí en esta misma fiesta a las 3 semanas de llegar y la íntima sensación de que la que debería estar yéndose soy yo, no ellos), diciéndome que soy una mandona y todos sabemos que es verdad. pero no lo comentamos. el cielo diáfano hermoso (lavé los platos), leí dos textos y sigo en la cama, con frío y con mucho que hacer (bañar hija, cambiar hijo, hacer camas).

en fin, chicos.
así las cosas, nostálgicas.

viernes, 3 de diciembre de 2010

¡Una rata!


Había días en los que un elefante se apoyaba sobre el claustro. El ambiente se volvía opresivo, gris. Las paredes de azulejos verdes, frías, y los pasillos oscuros, parecían moverse hasta que te aplastaban, como en las películas de aventuras. Pero no.
Si el profesor no llegaba después de diez minutos, podíamos irnos. A los cinco ya estábamos todos parados y a los diez, salíamos corriendo, en malón, hacia cualquier lado antes de que nos atrapara algún preceptor policía.
Los miércoles en la tercer hora teníamos clase de literatura. El viejo no llegó. Al día siguiente nos enteramos de que se había muerto esa misma mañana. Casi todas las clases me hacía alguna pregunta. Con El Quijote pude hasta la mitad, el segundo tomo me aburrió. Y Fuente Ovejuna se lo leí a Nati en voz alta, de un tirón, una noche antes de una prueba. Su muerte, inesperada, me impresionó.
Pero ese día no sabíamos y bajamos derecho al comedor del subsuelo. La comida era asquerosa y el lugar, con su luz blanca y la mugre que nadie se ocupaba de disimular, me deprimía. Pero no teníamos muchas opciones. Mariano se tiró en un banco a leer El mito de Sísifo, se notaba que quería estar solo y que nadie lo molestara. Andrés se sentó sobre una mesa y se puso a hacerle masajes a Nati en el cuello y la espalda después de que se quejara de una contractura “por ahí”. Hacía rato que Andrés le tenía ganas pero ella estaba muy concentrada en su no-relación con Mariano como para hacerse cargo. Ese día, sin embargo, tiró el pelo rubio largo para adelante y lo dejó hacer, apoyándose un poco en sus rodillas. A unos metros, Tomás acomodó su cabeza sobre mis piernas flexionadas, acostado, y sin que tuviera que decir nada, empecé a hacerle mimos en el pelo, con los dedos abiertos, como si fueran también, pequeños masajes. Le encantaba y yo le daba el gusto, cual madre consentidora. Su cara de placer infantil me hacía sentir una pelotuda pero lo hacía igual. De repente dejó sus gemiditos rastreros para atacar con sorna:
 -¿Así que tenés novio?
-¿Eh?
-Sí, el pibe ese del recital, el que están en rehabilitación con el que transaste. Me dijo Mariano que es tu novio.
-No, cero. Te dijo cualquiera.
Ni bien terminé de decirlo, sin saber si de verdad quería decir eso, me di cuenta de que el chisme venía por Nati. La furia me subió desde el estómago hasta la campanilla, quería gritarle: ¡pelotuda de mierda, cerrá el pico! Mientras la zarandeaba. Ella me obligaba a ser discreta con sus historias pero a la más mínima noticia mía, la soltaba al viento para que se esparciera como esporas. Pero no lo hice, hubiera sido un escándalo sin sentido, cualquier pelea la manteníamos en privado, el mundo era el enemigo y nosotras sólo nos teníamos la una a la otra. Además, en ese mismo minuto escuchamos un alarido agudo y atronador que venía de ella:
-¡Una rata!
El comedor entero siguió su dedo índice hasta uno de los caños amarillos que atravesaba el rectángulo desde la entrada hasta la última pared y vimos la masa gigante y peluda corriendo a toda velocidad para escapar de la escoba que sacudía, inútil,  el encargado.






todos menos yo

Bueh. Y llegó el día (porque se adelantó) y yo no estoy. Es así de simple y sencillo, no sé por qué esperaba que marido me diera la sorpresa de tenerme un pasaje listo pero no pasó (ni siquiera me dijo, Juli, andá; marido es divinor pero celoso y no creo que la perspectiva de que yo esté sola le cope...pero shhh, acá hacemos como que cero celos). Y van a estar todos, TODOS porque los astros se complotaron de una forma rarísima y va a ser super diver con chori y lomito y performance y amigos. Sí, se casa Lean finalmente, ayer fue el civil y tampoco estuve (claro). Y todos implica un todos raro, por ejemplo, cuñadit (trabajan juntos, sí vía esta familia, obvio), Pau y Fer, Merin, Santi, al que una vez más no voy a ver porque se va antes de que yo llegue y así todo.
El domingo, leyendo un texto de Tomas Hotel (o fue otro día, qué importa) vi que Alejo había ido al famoso partido de fútbol de Alemania y me sorprendió (nunca lo había leído en otro ámbito) y de repente se me cayó sexto año encima y me acordé de un montón de cosas en las que no pensaba hace años. Alo obviamente va a estar hoy como Gabo y Emi y Celi y Pabli (ya nadie les dice Alo y Gabo, supongo, quedaron en la puerta del CNBA). Me acordé de que cursamos sexto todos juntos (¿Derki, vos también cursaste sexto? no puedo acordarme). Nos habían juntado a los de la 1era, 2da y 3era en una sola división de Humanidades. No sé por qué había tan pocas minas, yo solo estaba con Jime de amigas (de hecho nos hicimos amigas ese año porque ella venía de la tarde, junto con Joy que desistió a las pocas semanas). También estaba Rodri y Tony, Mariano, Leandro M y más de la tercera que no recuerdo. Fue un buen año. Me divertí. Me reconcilié con el colegio. Algunas noches venían muchos a estudiar a casa, nos quedábamos hasta tarde, un par de veces me fui a dormir y se quedaron un par en casa. Por un lado tengo los recuerdos tan vívidos que no siento que hayan pasado casi 15 años. Y a la vez, parece de otra vida.
La cuestión es que van a estar si no todos, muchos en la boda. Al menos no va a estar mi obstetra que es el mismo que el de los chicos y a quien todos amamos pero tenía otra cosa. No me siento desplazada, me da pena. Siento, una vez más, que vivir en otro lado no tiene sentido. Por segunda vez en la semana, claro. Porque una tiene que estar acompañando a sus amigas cuando pasan cosas feas y yo no estuve y una tiene que estar acompañando a sus amigos cuando pasan cosas lindas y tampoco estuve. En fin: ya sabemos.

Por suerte las tengo a Fer y a Pau que me pasan el parte de todo. Y a la mañana temprano skypeamos con Lean y saludamos a Rita y a Marian y somos los amigos pesados, obvio, que quieren saber cómo es el vestido (?).

Y para colmo, se van a Brasil y nos los cruzamos unos pocos días a principios de diciembre, cuando ya nos estamos yendo y el viaje para mí se terminó y vuelve la verdad: sólo estoy de visita (y me cago en la puta RAE que le sacó el tilde a ese solo, un tilde tan querido).

Por lo demás...mmmm. Fuimos a comer a Cumaná. A hablar. A poner plazos y a emitir sentimientos. Mis sentimientos. Yo no quiero estar más lejos. No lo soporto más. Necesito un límite. Aunque soy muy contradictoria, lo sé. Y otros días no quiero saber nada con Bs As porque me resulta hostil y me da miedo pasarla mal y el medio en el que me muevo a veces puede ser difícil. Pero BUEH, es lo que hay.

Marido se contracturó MUCHO, se levantó hecho un escracho. Yo laburo en camisón y buzo colorado. El mismo buzo que me pongo desde tercer año para estudiar y que pasó por muchas cosas de muchos tipos. Lo amo. Y creo que él me ama. Nos amamos.

Hay sol. No hace frío. Debería ir al Antara a cambiar el abrigo que me regaló hermich. Viene un amigo de Simi e hice todo lo posible para que viniera amiga de Tita pero se me complicó. Ayer los llevé al cine. Les copa. Dejé a Milo, obvio. Compramos palomitas y pasitas de uva con chocolate y coki y a Bs As llego OBESA.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Contenta con la inminencia del viaje!

jueves, 2 de diciembre de 2010

¿Puede ser?

Reabrí el fotobutiando. Creo que en los últimos meses me creció la nariz (?!). Posta. Es algo muy duro de elaborar, chicos. MUY.

con dolor de cabeza

Cuasi jaqueca. Gritan mis hijos alrededor. Hace un tiempo que trabajo en el sillón. Sé que no da pero perdí el estudio y la mesa del comedor me deprime por algún motivo. Tengo una contractura cervical horrible. Y estos latidos en la sien. Días enrarecidos. Diciembre, ya lo dije. Y la soledad aunque vea gente. La superficie no es mi espacio, me gusta ir un poco más allá, saber. Si no, ya lo dije: me aburro. Pero creo que el mundo no busca eso.

Un mail lindo me arrancó una sonrisa.

Fui al club pero sólo hice sauna y baño. Leí un rato mientras chivaba. Hace una semana que no hago deporte. No tengo fuerza, no tengo energía. No tengo ganas. Sólo quiero...no sé.

Dejé el libro en un momento (leo el de Mariana Dimópulos y El testigo de Villoro) y se me pasó por la mente la posibilidad de un día quedarme ciega de tanto leer en formato papel y formato digital. No hago mucho más.

Después estuve un rato en lo de Ile. Mucha conversación sobre cunas y mellizos y gemelos y yo un poco en otro mundo. Mi problemática está lejos de los comienzos de la maternidad y cerca de muchas otras cosas. Muchas, intensas, horribles y desalentadoras. Por momentos.

Voy a llevar a los chicos al cine. Y mañana vendrán amiguitos. Ocuparse. En enero y febrero son sus cumpleaños. Uf.

Terminar cosas. Anotar porque ya no puedo confiar en mí. Mi memoria dejó de ser prodigiosa y se volvió menos que mediocre.

Le hago reproches a marido, le digo que me deja en banda (ayer a la noche le lloré como hacía años que no lloraba, la angustia se disipó un poco después del torrente con mocos) porque lo llamo, se corta y nunca más tengo noticias de él. A la noche podríamos ir a cenar unos tacos. O pizza. Llega Mariel (la prof de piano de Simón) a instalarse por un tiempo a casa, después de recibirla nos iremos. Lo necesito.

Y no mucho más, chicos. Se me parrrrrrte la cabeza MAL. Horrible. Vení y arrancámela.

Ah y que pienso que debería armar mi agenda porteña pero me da entre fiaca y temor. Si no la armo después me quedo girando en falso y si pretendo armarla temo no tener el éxito esperado. Ya sé: todo cualquiera.

En fin.
Así las cosas!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

...

Hace semanas que tengo ataques de angustia. Me cuesta respirar, quiero salir corriendo. Los enuncio pero es como si a mi alrededor no tuvieran eco. Es raro. Estuve 40minutos esperando en la puerta del colegio de Simón a que llegaran de su partido de fúbol. El bebé lloraba intermitentemente pero con intensidad. Me ahogo. Cuando por fin se subieron los nenes (hoy no me tocaba pero la madre de la ronda tenía algo que hacer y le dije que no había problema, que iba yo) entendí que me siento apabullantemente sola. La sensación de que no le importás a casi nadie la tenemos todos, supongo, pero cuando es tan ostensible, tan extrema, se me hace carne. Soy, por naturaleza y definición, una persona sola y solitaria. Entrar en mi es mucho más difícil de lo que parece, creo, y a la vez es, en realidad, el desinterés lo que lo provoca. Hay algunas personas ahí afuera que se interesan, personas que no necesariamente o no exclusivamente me conocen mucho o hace mucho. Charlo por chat. Guau. Qué delirio. En el acá hay muy poco. En fin.

Marido sigue ocupado. Lo amo y me ama pero no es interlocutor. Lo comprendo.

No sé si en Bs As me sentiría distinto: tal vez no.

Se murió el papá de una de mis amigas. Estoy lejos. La llamo para saludarla, la escucho entera y me tranquiliza, quiere chusmear, hablar de otra cosa, hace chistes como siempre. Está triste pero también aliviada. Fue muy buena, extremedamente buena y entregada con su padre. Pau escribe palabras lindas que casi me hacen llorar. Mis amigas históricas están ahí, reencontrándose y me alegra ir a verlas en breve. La historia, con todo su peso y sus pesares, es uno. Muy uno. Aunque haya cambios. Y saber que hay seres que te conocen de verdad, desde un punto muy lejano, es reconfortante. Eso pensaba también. El hiato entre la auto imagen y lo que sentís que los otros ven no deja de sorprenderme. Siempre. Y con diversas personas. ¿Qué ves cuando me ves? Qué preguntita, eh.

Bueno chicos, me pintó un bajón. A veces pasa. No es queja, es bajón. Es: ganas de llorar. Le di al bebé una mamila y lo senté al lado mío, prendí la tele y mira Baby tv, está cansado, se está relajando. Los otros en lo de Lisa alusivo a Hannuka, con Lisa se va el poco judaísmo que hay en sus vidas. Increíble.

En fin.
Así las cosas.
Vení y apapachame un rato.

abrir y cerrar

En este caso blogs pero podría ser ciclos, etapas, sentimientos y uh, tantas otras cosas.

No tengo gran cosa para decirte. Acabo de llegar del super, tardo mil horas, voy con el bebé (me salió caprichoso y con un carácter de la chingada: miedo), lavé la camioneta que pedía a gritos un paso por agua y una aspiradora en su interior. Hay sol. No hace frío. Es diciembre. Oh. Oh oh oh. Diciembre. Amo diciembre eh. Es el mes de las vacaciones. No importa cuánto trabajes, en diciembre te sentís de vacaciones. Los últimos meses, como era de esperar, volaron. Entre mi cumpleaños y las fiestas no hay nada. A mí cambiar el calendario me gusta. No importa que sea una convención. Chupame. Prefiero pensar que algo sí se renueva, que algo cambia. Aunque hace días, muy lantente la sensación de que esto se está yendo demasiado rápido. Vi un viejito en la caja antes que yo y pensé que pasó tan rápido todo, tengo 33 y en lo mismo voy a ser cuasi una vieja. Me dio pena el señor, compró unas cositas, constrastaba enormemente con mi carro desbordante de frutas y verduras y mucho líquido para lavar ropa porque somos mil y cosas así. Y me vi, en años, pensando que tanto sufrimiento para nada. La hiper conciencia es inconducente ¿lo sabías?

Me fui a dormir pensando en algo que me ronda también hace días: uno debería hacer todo pensando en si lo pondría en sus memorias o no. Hablo de trascendencia, claro. Mis memorias no las va a leer nadie. ¿O le doy chance a la vida para que se ponga un poco más entretenida? Puede ser. Te cuento en treinta...

Por lo demás, ayer me quedé pelotudeando acá, en lugar de trabajar, claro. Aunque la tarde fue semi productiva. A mis pobres hijos los tengo abandonados. De repente me pasa, desconecto. Marido llegó tarde, justo cuando me empezaba a dar taquicardia porque el huevón dice que me mandó mail avisando que se iba a cenar con cliente pero a mí no me llegó nada. Sí, existiendo el tel: dudoso. Pero bueh. Supongo que cenó rico. Yo me clavé un pan con queixo cuando vi que no daba para más. A eso de las 10pm, tardísimo para mi gallinismo. ¿y qué más? Nada. Nada.

Ah sí, estaba guerrilla porque me indispuse. ¿Vuelo a mood divina? No lo creo. Soy, obviamente, mucho más diver cuando estoy en modo perra. Me había olvidado cuán mala podía ser. Pero tengo poco con quien compartir, ayer, por ejemplo, no vi a nadie. Aunque existe el chat: lo sabemos.


Bueno, guys. Antes de ponerme a trabajar, iré a leer un rato al sauna. Sí, soy una malcriada. A muchísimas honra. Ah y no, cuasi no me quejo. O me quejo MUY poco.

Así las cosas.
Así las cosas.

martes, 30 de noviembre de 2010

ohhhhhh, La galla pinta...

Xime multifacética: acá.

¡cada cual es popular donde puede!

En mi caso, creo que dentro del top 5 (por no decir number one) está el super. Después de pagar el agua y buscar el reloj de marido que había dejado a arreglar (por cierto anda produciendo program con famosísimo director de cine y sobresaliente joven cantautor y no me da pelota), bajamos con Milo a Chedraui a comprar baguette, comernos unos panes al paso y una coki y sellar el ticket del estacionamiento. Pasé por la góndola de los frapuchinos pero desistí porque pensé que me iba a caer mal y camino hacia la panadería, alguien me llama: el de la pescadería me persiguió para contarme que le habían llegado 40 kilos de lenguado. Le expliqué que estaba de paso, que iba mañana a hacer la compra. Y le agradecí mucho.

Antes y después padecí un tráfico intenso y enloquecedor, con el bebé quejándose mucho más de lo que puedo sobrellevar con dignidad. Y mientras manejaba mil horas, pensé en que:
no soporto a la gente sin pensamiento crítico
no soporto a la gente que "copia"
no soporto a la gente que se hace la que hay un más allá (por lo general no hay ni un más acá)
no soporto a la gente que no entiende rápido
no soporto tantas cosas por estos días que se ve que estoy teniendo problemitas (me olvido a veces de lo perra que puedo ser, no perra hermosa, canino rabioso!) graves de tolerancia.

Puede pasar.
Todos tenemos derecho a ser perras inaguantables algunas veces al año.

Bueno, chicos. Además tenemos que entender que tuve una mañana completamente fallida a nivel laboral.

En fin.
Así las cosas!

cuando la hipérbole juega en contra

Mientras me estoy yendo del consultorio de mi psico, la veo reírse y decir que ella a todo le saca unos grados o algo así, pero el concepto era: hay una pátina de exageración. Mientras cierro la puerta pienso que la honestidad brutal y mi forma hiperbólica de contar las cosas, le sacan credibilidad. A veces, la franqueza genera inverosimilitud. Cuento algo cien por ciento real, suelo exagerar mucho menos de lo que la gente piensa, y el resto lo toma como...¡un chiste! Rarísimo.
Salía angustiada pero con el correr de las horas se fue deshaciendo. Además, apagué la luz, luego de leer un rato de El Testigo de Villoro, a las 8.50pm. Cada días más horno. Marido trabajaba, llegó a las 11y yo dormía. Obvio. La noche pasa con altibajos. Abrí la ventana y creo que funcionó. No tomo pastis, me banco la angus a pelo. A pelo y a cucharadas de nutella que me están convirtiendo en una bola indigna del verano porteño. Pero ni modo. Miri me dio la idea de la colonia. La colonia que hacen en el Buchardo, el club amado de mi infancia, y creo que es gran opción para tener las tardes libres. Al menos una semana: grosso. El bebé se quedará durmiendo la siesta o me acompañará mientras sus hermanos potrean. Ahora: los precios argentinos son delirantes. No puede ser que la colonia, por la misma cantidad de horas, salga más allá que acá en precio absoluto. Es un disparate.

Acostada sobre la alfombra, al lado de la cuna, pensé en la pareja. No hubo ningún momento extendido en estos casi diez años en los que deseara ser soltera. Entiendo a la gente que disfruta y resguarda su libertad, su individualidad, porque la pareja es un gran conceder constante. Pensé que tal vez marido y yo nos amoldamos tan bien por la cantidad de hermanos que tiene cada uno, jamás hubo espacio para el capricho real, para imponer la voluntad, había que consensuar y generalmente amoldarse. Ni hablar de que los dos llegamos terceros. A mí, la pareja per se, me copa. Así como detesto la soledad conceptual. Otra cosa son los hijos, claro. La gente tiende a no creerme cuando digo que no quería tener hijos. Podría haber sido, sí. Aunque mi cuerpo parece haber nacido para procrear. Si los embarazos son la peor pesadilla, los partos y los post (teta, sueño, etc etc) se me dan con una naturalidad pasmosa. Pero tranquilamente podría no haber tenido hijos y esta masa de gente bajo mi égida, a veces me pesa y oprime, volviéndome el aire irrespirable.

Por lo demás, las pavadas no cuentan. La vida se impone, el pool, los cuentos, los lunch, los baños, el amor marital. Las notas, las juntas, los etcéteras.

Ahora tengo que bañarme. Marido ya se fue con Tita. A Coco ya lo despaché a las 7am. Ya vomité el desayuno (sí, PUAJ) y ya mandé unos cuantos mails. Mucha cosa atrasada que no creo poder solucionar antes de irme.

En fin, chicos.
Así las cosas, eh.
Un subibaja emocional que no para.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Pediatra

Flor abrió su consultorio en Interlomas. Si tenés hijos y querés una pediatra seria y muy capaz, llamala: 5246 0219.

lunes otra vez...

Amanecer después de un tan mal finde fue duro. Dormir fue duro. Soñé que me llegaba un mail que decía: Sorry, Juli. Ja. Mi inconciente y sus obviedades, qué vergüenza. Enchufé el iphone al lado de la cama y fue el peor error del mundo, fui leyendo los mails a medida que caían, sin importar la hora (querida Luz, leí el tuyo dormida, riéndome de tus mira para el frente, fue lo más, en cuanto junte fuerzas te lo respondo) y para colmo, el ipad también quedó al lado mío y sentía el ruido de los mails de marido caer demasiado cerca. Todo delirante. El bebé que a la noche se despierta y me dice: pon. Por chupón, claro. Estoy tan empastada, tan angus que se me fueron las ganas de ir a Buenos Aires, de verdad. Horrible. Por suerte hace un rato hicimos conference con Pau y Fer y sé que están ahí, que todo se me hace un poco menos pesado.
No quiero ser más un ET, no quiero sufrir por cosas que no valen la pena, no quiero que la honestidad se el principio rector de mi vida porque el mundo no se maneja así. Pendeja.
En fin. Tengo que trabajar. La casa es Kosovo y no pude mover ni un dedo, Luzma acaba de llegar, Milo habla y habla y hace kilombo y te lo querés comer a besos. No entiendo cómo puede ser que tenga 1 año y 7 meses y a la vez, no me acuerdo de cuando era bebé. No sé para qué vivimos.

Se me pasó un poco la indignación de ayer. No hay que pensar en pelotudeces, lo sé mejor que nadie. Además, con marido divinor que me hace sandwichito de serrano, manchego, tomatitos secos y aguacate en baguette super deli, no le puedo pedir nada más a la vida. Lo acompaña de vaso de Coca y después comimos choco re desubicado, que nos cayó pésimo! Dormirmos muertos de calor, enroscados el uno con el otro, angus y con dolor de panza pero con amor. Me digo: es lo único importante.

A mover el culo urgente. Llego obesa a Bs As, soy lo peor que vi en mi vida. Hoy: día en el que me odio. De verdad. Le digo a marido cosas que no dan, cosas que no se dicen pero la angustia no deja pensar bien.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Confusas.

domingo, 28 de noviembre de 2010

aish

Ayer tuve una tarde imposible: dolor de panza + angustia infinita. En la cama, sin poder levantarme para acompañar a mi familia a comer, leí Opern Door. Mala elección para la coyuntura, lo sé. Empeoró mi situación y me quedé pensando si la opresión es el sino de la literatura argentina contemporánea. Sí, no da la generalización pero ese tono gris, monocorde, infeliz, despojado tan factor común. Me aburre muchas veces, lo confieso. Y algo del aura del escritor me torra. La pretensión en todos los mundos, en todas las personas, en todos los ámbitos: no da.

Hoy siguió la angustia. No sé si empeorada pero casi. Oscurece en la ciudad y la opresión en el pecho.
A la noche vinieron los B a ver una peli, marido hizo unas pizzas. Antes estuve charlando con Pau a oscuras, metida yo en la cama, cual Cleoplatra sin glamour. Hoy descubrí el motivo. Necesito paz y tranquilidad y un cono del silencio.


Gente que no. Bueh. Mucha.

Mi marido la rockea: ayer se ocupó de hijos, cocino, ordenó, etc. Me hace mimos, me dice que soy linda: bueno. Durmió la siesta mientras yo skypeaba.


Un mal findex lo tiene cualquiera. De repente me siento sola, ponele. Es horrible.

Por lo demás, nada.

Mañana es lunes y eso esta vez me parece bueno. Me voy a bañar hijo menor.

Así las cosas.

sábado, 27 de noviembre de 2010

los restos de mí

Arde el estómago, el esófago, la laringe. Y tengo un sueño demoledor. Pero soy la culpable: no te podés comer 10 empanadas aunque sean chiquitas. No las conté, por ahí fueron ocho pero seguro que menos no. Y mucha coki y después un pastel de dulce de leche y chocolate. Llegamos a las dos de la mañana y vomité todo como una posesa. Ahora no estoy bien. Claro. A mi favor puedo esgrimir que había comido en el club un consomé y un aguacate relleno y después un frapuchino en la Rosario Castellanos pero que por algún motivo a las cuasi 11pm estaba fámelica y ataque la comida sin pensar y que la carne picada me cae pésimo. Los comportamientos bulímicos (y no lo digo por vomitar porque esa parte no es adrede) no funcionan. En fin. Ahora soy una piltrafa vestida de gimnasia, sin ninguna posibilidad de mover un sólo músculo porque, además, me dormí a las 3am, después de leer más tiempo del recomendable si tu día empieza, sí o sí, por razones ajenas a tu voluntad, temprano. En fin. Acá estoy, habiendo terminado mi libro y con poca voluntad de nada.
Después de pasarme un par de horas con Flor charlando como si el tiempo no pasara, me fui manejando por el densísimo tráfico, pensando en que, de verdad, aburrirme es uno de los peores defectos que puedo encontrarle a una persona y, muy a mi pesar, me pasa seguido. Creo que en Buenos Aires no. Que la gente en Buenos Aires me entretiene más y no porque vaya poco y concentrado sino que me pasaba cuando vivía ahí.

Uh, hijo menor se suponía que dormía pero se largó a llorar como marrano en la cuna y yo me siento sin fuerzas para nada.

Marido se fue al club con hijos mayores. Tenemos un solo coche así que me tocaría ir caminando para llegar. Creo que no lo haré. Espero que hijo menor decida dormirse. Ayer fui feliz y hoy, de repente, la contentez se esfumó.

En la fiesta bailé pero poco. Entendí que me creo más diver de lo que soy. No: soy una agreta. Y no tomo alcohol. Por lo tanto, cuando todos los borrachos bailan copados (y los argentinos de todos los estratos socio culturales tienen tendencia a moverse descontroladamente) yo me siento y miro. Marido hizo un rato de dj y levantó groso siendo su momento cumbre el tema Maradó de Rodrigo (me pregunto cómo se le ocurrió ponerlo pero no era su ipod sino la compu del dj cortito que habían contratado). Además, se encontró con el pibe con el que hacía de dj a los 17, un encuentro bastante particular, claro. Ahora él es alto directivo de empresa multinacional y nosotros...bueno, somos nosotros.

Me quedé pensando, mientras comía pan con manteca y azúcar que no sé si está causando el mejor efecto en mi organismo, que lo que me aburre es:
1) la falta de sentido del humor
2) la falta de honestidad

O tirame una o dejame que me vaya, soy feliz leyendo y escribiendo, no tengo por qué perder el tiempo.
En fin.

Bueno, guys.
Así las cosas.

viernes, 26 de noviembre de 2010

photobooth: el reencuentro




centrada

Por primera vez en un año me siento en mi eje. Guau, groso, eh. Qué año. Oh sí. U oh, no. No quisiera volver a pasar por lo que pasé. Aunque, como lo decía a D hace un rato, hay ciertas cosas que te hacen sentir vivo. De verdad. Le decía que yo me enamoro de las personas y me da emoción. Y no sexualmente, me enamoro de los amigos nuevos, me copo. Soy como un teen y hay algo de eso que disfruto mucho. No perder la chispa. Pero ahora, en el mundo real, estoy contenta.
Hoy marido estaba muy dormido y me dio una ternura infinita. Lo llené de besos y de abrazos y de mimos. Cuánto amor puede seguir sintiendo uno diez años después, sorprende.

Me acosté muy temprano. MUY. Me metí en la cama a las 7.40pm a seguir hablando con Xime. Me olvido de lo genial que es tener el tel en la oreja, nada que ver con el skype, lleva a lo mejor del chisme. Yo casi no lo hago, claro, nunca. Después leí y a las 10pm apagué la luz para dormirme cinco minutos después. Me desperté sobresaltada, toqué el lado de Diego y no estaba, miré el reloj y eran las: 10.30pm!!! Pensé que había dormido años. A las 12.50 me volví a despertar y la cama seguía vacía. Me asusté porque quedamos que venía temprano. Lo llamé y no atendió. Llamé a Ale que estaba con él y por suerte sí. Me dijo que estaban en camino. Cuando llegó tuve un mini ataque de angustia. Mini pero intenso. En lugar de tomar rivo bajé a comer pan con queso y abrí una coca. Santo remedio.

Hay sol.

Estoy contenta, pilas, viva. Me gusto.

Y es viernes.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Besitos!

jueves, 25 de noviembre de 2010

errare humanum est

Es verdad, Flor me dijo que tenía las tetas bien y que no usar corpiño era sexy. Espero de esta manera enmendar mi error. Love love love for ever a coachie!

...

Intento e intento con el photobooth pero no da, salgo monstruosa. A marido por suerte no le da esa sensación porque con una muschcu blanca transparente lo dejamos conteto. Se lo agradezco. Qué linda estás, me tira, con cara de recién garchada y quiere seguir. Bien por los maridos pilas.

Según coachie el problema es que insisto con estar flaca (?) y que por eso se me chupa la cara. Le digo que NO. Que estoy gordi pero que cara angulosa y años no se llevan bien: me chupo. Ni modo. Hubiera querido llegar más digna a BA. Diciembre. Desnudez. No sé, uf. Igual: un toque me chupa un egg. La otra vez, mientras paseábamos, le dije a también a Flory que me rompía las pelotas que la gente insistiera con que debería usar corpiño. Tengo una tetas minis, no le veo la necesidad de simular que tengo algo que en realidad no. Me gusta andar así, libre. Pasaron muchas cosas por mi cuerpo y no me parece que sea necesario cubrirlo o disimularlo. En fin. Hay cosas del mundo que no entiendo y no está en mis planes usar corpiños armados y rellenos: listo.

En otro orden de cosas, fuimos con Coco a ver Harry Potter, nos dimos la mano fuerte en las partes de asustarse y pensé todo el tiempo en que J.K estaba pensando en nazis y milicos cuando la escribió. Obviamente. Ahora nos falta la última parte.

Después de laburar un rati me voy a ir al gym. No tuve tiempo todos estos días por una razón u otro, haré elíptica y después la clase de pilates. Gordi pero dura es una consigna a la que adhiero.

Comimos con Flory y hermi en La Cervercería de la Cibeles. Rico. Tostada de Marlin once again. Y después tomamos café por la placita. Nos reímos. Estuvo bueno. Y me volví a casa en donde estaba marido fastidiado porque se olvidó de que en una época tuve una vida y salía sola y no era el único centro de mi universo. UH.

Y no mucho más, eh. Estoy un poco confundida en general pero mantego el humor (excepto por mi hija que me está quemando mal).

En fin, chicos.
Así las cosas.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Queridos hijos,

mi amor es profundo e infinito pero en tardes noche como hoy, sinceramente, nos los soporto. Aunque sean la razón de mi existir y las madres somos incondicionales, sepan que deberían controlarse un poco. A mamá se le hace caso y si dice: salí de la ducha, los niños salen de la ducha. Sí, hijita, a vos te digo, mi amor. BASTA. Por favor, no tires más de la piola porque sacás lo peor de mí. Leche con Nesquik a las 7pm, NO. Soy arbitraria, gritona, malhumorada y muchos otros etcéteras. Bueno, sólo por hoy pero si el arito se te clavó en la oreja hay que sacarlo sí o sí, te duela o no. Basta de llanto, de queja, de grito. En breve acostaré bebé y correré a cenar con Flor y con Ale marido tiene noche ocupada. El encierro no estaría funcionando.

Bueno, chicos.
Eso.
Al borde borde del ataque de nervios.
Si es que no estoy en el ojo del huracán.
Así las cosas.

un rapidito

No debo estar acá, tengo cosas que hacer, apuro. La mañana no rindió. Fui a la depi defi con Tita, la dejamos faltar al colegio porque sí por primera vez en su vida. Marido es peor que yo con el deber ser. Sabemos que yo estoy mucho más en plan de dejarme ser que del deber ser. Después fuimos al super y llamaron de la escuela de Coco que se sentía mal, dolor de garganta y tos. Marido lo fue a buscar y Mau lo trajo a casa. Arreglé trámites, médicos, dentistas. Y ahora sí a laburar. Después Harry Potter con hijo mayor (promesa de explorador) y a la noche creo que cena con Coachie y hermi, que no la veo hace mil. En fin. La semana se pasa. Volando. Ni modo.

Muchas cosas en la capocha. Tránsito mental pesado. Mails por contestar.

Bueno, chicos.
Así las cosas.
Los veo later!

Derrapada

Capítulo final: 26

martes, 23 de noviembre de 2010

reclusión perpetua

hola chicos!

sólo pasé a decirles que todo bien, eh, que se me pasó un poco "la chinche", qué linda frase, tan cualquiera ella, tan del siglo anterior. me quedé encerrada, intenté ir a la depi defi pero varada en el tráfico llamé para posponer. no es fácil averiguar cosas en esta ciudad por un lado. por el otro, me cuelgo mal, no anoto las citas que hago (médicos, pasaportes y esas boludeces) y mi cabeza no tiene más memoria ram. mañana hago todo y ANOTO. cuñadit se vino, hecha merda, y se tiró en nuestra cama a mirar tele, bajo el edredón. los chicos juegan en lo de María, ya bañé bebé, Luzma se fue al médico (dos veces por semana aprox) y tengo que pensar cena. leí todo el día frente a la compuch.

en fin.

guys.

así las cosas.

me no entender

Me desperté pésimo, llorando, queriendo que marido me abrace y que el mundo desaparezca. O desaparecer yo. Y me chupa un huevo la utilización de la palabra.
La paso mal de repente por lo de siempre. Qué hueva, man. Next. Ok.

Pero no.

Y aunque el mundo me chupa un reverendo huevo, miro desde afuera y me pregunto ¿qué onda? ¿qué pasó? Raro. Todo se dio vuelta en los últimos tiempos y la gente se comporta de una manera espantosa. Tal vez sea yo la errada, me pasa muchas veces.

La mezquindad en todos los ámbitos me deprime y desalienta. Me hace pensar que los humanos estamos perdidos. Igual, a veces pienso que es Buenos Aires que en la última década generó sentimientos espantosos en todos los niveles. La degradación que llega hasta lo más bajo. Puff.

Por lo demás, ayer estuvimos con Flory, hicimos sauna, se quedó en casa mientras yo iba a la psico y buscaba al Coco y después de tomarnos unos chocolates y de pasear la llevé a la oficina en un gesto de amor inusitado. Yo no suelo hacer esas cosas. El tráfico fue la muerte y a la vuelta fue que se me cayó el menhir en el pecho y zaz, se quedó para siempre. Ahora se me pasó un poco. Pero es pendular. El menhir pendular, me copa. Copate conmigo. Dejen todos de ser pretenciosos: aburren.

Mucho.

Después de cenar se cayó uno de los estantecitos de la puerta del refri. Se rompió el frasco con corazones de alcachofas (alcahuciles), un aceite picoso, una cerveza y una salsa verde. Todo al piso. Grasa. Y más grasa. Y muchos vidrios. Marido, cuñadit y yo tardamos bastante en que quedara digno. Un gancho. Después acá, busco en la red la respuesta a mis interrogantes. ¿Podré? ¿Cómo hago? Cada día todo me cuesta más. Feo.

Y ahí seguimos. No leí nada. Pero ya me pongo.

Ah, queridos sujetos que no contestan los mails: es de mal gusto, miserable y agotador. Sólo sépanlo. Y el que pueda hacer que los astros vuelvan a acomodarse, le re agradezco. Posta.

Bueno, chicos.

Besos!
Así las cosas.

Derrapada

Cap 25.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Derrapada

Cap 24.

acá no es feriado

Oh, no. Ni siquiera entiendo qué feriado es allá. Sí, me tomé una vacaciones y estuvieron geniales, el mundo allá afuera a veces me gusta. Casi siempre. Milo me habla. Mami: eto. Es un divino. Tiene mocos. Ay. Oh. Bapi. Tita. Coco. Lula. Ale. Agua, vamo. Sorry este momento boluda total pero el pendejito me puede.

El sábado hicimos la clase de zumba con Lula (cuñadit), después sauna con Pau y Lau, baño y asado con compas chilenos de la clínica de tenis de marido. Desde el viernes no dejo de pensar en dios y en religión. Primero porque Roberta me preguntó si dios estaba en el cielo camino a lo de Ile. Cuando lo conté Ile dijo que ella creía en dios en la creación, yo no puedo. Así de simple. Me volvió el nihilismo de siempre. También me preguntó si vamos a la Iglesia y ahí le pregunté yo qué creía. Que no, dijo. Claro. Le expliqué que papá venía de una familia católica y yo de una judía pero que nosotros no tenemos religión. Uf. Y me di cuenta ayer que acá es un tema. En Bs As jamás tuve esa problemática, mis amigos no tienen religión, ninguno. Punto. Es fácil. Nadie se casa por institución religiosa, nadie reza (o casi), nadie cree en dios. Y ya. Acá paso del extremo católico al extremo jewish.

Después del asado, de lavar y ordenar, vimos una película pésima. Y después dormimos.

Marido me sigue echando en cara que no le doy pelota, que estoy desconectada. No es cierto. Pero es verdad que me bulle la cabeza, que me cuesta menos estar conmigo misma que con el resto del mundo. Ahora leo la segunda parte de la autobiografía de Esther Tusquets y en un mondón de cosas me siento indetificada con ella (?). Sí, ya sé que es cualquiera pero ¿desde cuándo yo no lo soy?

Milo tira dvds por todos lados. UF.

Ayer caminamos con Luli mientras charlábamos en el circuito del club. Milo se durmió en la carreola y yo disfruté la conversación. Somos cuñadas que nos llevamos muy bien, claro. Después otra vez sauna y baño y nos fuimos a comer a la Ostra para variar. Tostadas de atún, de marlin, cóctel de pulpo, camarones al mojo de ajo y ceviche. No hay con qué darle. Insistí para que en lugar de caminar al helado fuéramos a la Rosario Castellanos (FCE) a comprarle un libro al Coco. Aproveché y compré el regalito de Dana porque después teníamos que ir a comer pastel. ¿Alguna vez te conté que me angustia mirar libros? Bueno, sí. No disfruto las librerías, no sé por dónde empezar, etcétera, etcétera. Igual tengo tanto acumulado para leer que ni me gasté. Encontré a marido en la sección nueva de libros de arte que armaron al costado, está genial. Sólo abrí uno de fotos, una edición divina de Taschen de pitos (?). Sí, rarísimo. Después volvimos caminando al coche y nos vinimos al suburbio. Marido y cuñadit se fueron a buscar una batería para la compu y yo pasé por lo de los vecinos a recuperar a Tita que hacía más de 24hs que estaba con ellos. En la Ostra nos habíamos encontrado con Karen y Lucas y habíamos hablado una vez más del tema dios. Suelo ser la única judía en muchos espacios y para evitarme problemas tiendo a manifestarlo insistentemente.

Después sí fuimos a lo de Lisa. Lisa llora bastante. Lisa me hace reír bastante también. Y en menos de un mes se va para siempre a vivir a Palo Alto. Guau.
Comí pastel con helado hasta reventar, después pasaron marido y cuñadit y nos volvimos. Acostamos hijos, semi miramos una peli y nos fuimos a dormir. Fue una noche pésima. El bebé se despertó muchas veces no sé si por el resfrío o qué pero fue dura. Ahora estamos solos, la señora Luzama todavía no se apersonó. Tengo que llamar al gas porque otra vez se terminó de la nada (tengo issues, yo no era así, yo tenía siempre todo bajo control y me dejé ser; no sé si es cansacio o depresión), marido se malhumora groso con eso. Se dio cuenta ayer, mientras yo dormía hasta tarde y él había hecho la masa para los hotcakes.

Así que además de ocuparme del gas voy a cambiarme porque al rato viene coachie (Flor) y vamos a ir al club.

En fin, guys. Así las cosas.
Anodinas.

domingo, 21 de noviembre de 2010

sábado, 20 de noviembre de 2010

viernes, 19 de noviembre de 2010

exageré, obvio

No era taaaaaan grave. Me fui al club, sauna con Pau que casi perdemos la vida porque estaba demasiado alto, seguir charlando hasta el final, volver, compu, comida, más compu y después casa de Ile. Charla amena con Ile y Ary, niños pesados peléandose, niñas, bah: es de esperarse. Buscar a Simón que estaba con amigo, llegar, bañar hijo menor, darle de comer porque Luzma se fue temprano al médico y más compu. No pasa nada, voy a sobrevivir a mí misma. Ile cuando le dije que no tenía talento, etc etc, me dijo que tengo un buen marido. Me reí. Parece que no puedo aspirar a mucho más. Un rato antes había pensado que no creer en dios,no ser peronista, no ser becaria y no pertenecer a ninguna clase de colectivo me deja siempre desclasada, desplazada. Ahora espero a marido a cuñadi para cenar algo, supongo. Se pasan los días, se pasa la vida. Y no mucho más. Oh, no: nada más. Pero bien, con el ánimo un poco más up a pesar de todo. Porque en definitiva: ya sabemos.

Bueno, guys. Así las cosas.
Disfruten del findex.